Arrow

Rodman, un arma de doble filo


1
José Luis Avilés

Fanático de las ondas, la casualidad quiso que en la web de una radio descubriese la magia de unir letras. En Cadenaser.com dio rienda suelta a sus dos grandes pasiones: deporte y periodismo. Ahora 'pinta' la portada de lainformacion.com.


Escrito el 12 de mayo de 2013 a las 10:17 | Clasificado en Deportes

Las excentricidades de muchos deportistas que se consideran por encima del bien y del mal han causado algún que otro dolor de cabeza a los políticos. Si no, que se lo digan a la administración Obama y al viaje a Corea del Norte del siempre peculiar Dennis Rodman.

Kim Jong-un junto a Dennis Rodman durante un partido de baloncesto
Kim Jong-un junto a Dennis Rodman durante un partido de baloncesto

Lejos quedan ya aquellos años dorados en que Dennis Rodman escoltaba al mismísimo Michael Jordan en los Bulls de Chicago. Quizá muchos habrán olvidado su paso por los Detroit Pistons, los Ángeles Lakers o los Dallas Mavericks. Lo que sí que recordarán aficionados a la NBA serán sus cambios de look, sus exuberantes vestimentas,  sus piercings inverosímiles… Eso sí, si pidiésemos a los más trasnochadores que describiesen su mejor jugada sobre una cancha, muy pocos serían capaces de describirla.

Más allá de su capacidad innata para recoger rebotes (faceta en la que nadie ha sido capaz hasta la fecha de superar sus números), Rodman siempre será recordado por aquello que hizo fuera de un pabellón. Quien hiciese las delicias de prensa y aficionados por sus rarezas y su vida más allá de las canchas, el mismo que un año atrás se declaró en ‘bancarrota’ una vez rehabilitado de su alcoholismo, ha vuelto a hacer de las suyas.

No obstante, en esta ocasión, y casi sin intención alguna, ha puesto a la política estadounidense en una situación ciertamente incómodaSu viaje a Corea del Norte no aparecía contemplado en los planes del Gobierno de Barack Obama para aliviar la tensa relación existente entre el régimen comunista de Kim Jong-un y EEUU. Un escenario en el que Rodman se ha convertido en improvisado protagonista hasta el punto de que, durante su periplo por Pyongyang, relegó a un segundo plano el primer compromiso de John Kerry como Secretario de Estado estadounidense.

Mucho más que un viaje

Pese a que Barack Obama criticó la postura de su antecesor en la Casa Blanca, George W. Bush, en lo que a las relaciones con Corea del Norte se refiere, ningún estadounidense, fuese o no miembro de la diplomacia, había sido recibido personalmente por Kim Jong-un desde que sucedió a su padre en 2011. Y precisamente, cuando la tensión se palpaba en el ambiente, cuando el régimen norcoreano comenzaba a desenfundar sus armas, la productora HBO y la revista Vice decidieron que era la hora de mostrar al mundo aquello que sucedía en Pyongyang.

Ambas corporaciones se asociaron para producir y realizar un magazine televisivo sobre la situación en Corea del Norte a partir de la misión que Shane Smith, fundador de Vice, se atrevió a denominar ‘Basketball Diplomacy’ (“la diplomacia del baloncesto”). Conscientes de la afición de la dinastía gobernante Kim Jong al baloncesto, orquestaron un viaje en el que algunos jugadores de los Harlem Globetrotters participarían en una exhibición y, además, entregarían a Corea del Norte un cargamento de canastas y marcadores para las escuelas del país. Y, cómo no, con Dennis Rodman a la cabeza.

Y es que, pese a las diversas actividades y acciones que el viaje incluía, todas las miradas se centraron en el exbaloncestista. ¿Por qué Rodman? ¿Por qué de entre los cientos de jugadores y decenas de estrellas de la NBA, los productores de la serie televisiva se decantaron por el más excéntrico? Bien podría parecer que fue por su experiencia en diferentes ‘reality shows’ o simplemente porque tanto HBO como Vice estaban seguros de que su viaje daría que hablar. Pero aunque ese currículum seguro dio pie a su elección, la respuesta era mucho más sencilla. Tal y como dijo Shane Smith, cuando se hablaba a los dirigentes de Corea del Norte de los Chicago Bulls “se les iluminaban los ojos”, por lo que la fórmula para conseguir el acceso al país era bastante sencilla de resolver.

“Kim es un buen chico”

Las imágenes en las que Dennis Rodman aparecía acompañado de Kim Jong-un en la tribuna del pabellón durante el partido, aquella otra en la que aparecía haciendo una reverencia ante el mandatario norcoreano o esa otra en la que ambos se fundían en un abrazo de agradecimiento dieron la vuelta al mundo. Pero la mecha prendió cuando el exjugador de los Chicago Bulls regresó a Estados Unidos.

Todos los medios se hicieron eco de la noticia. Todos los diarios querían tener unas declaraciones en exclusiva de Rodman y todos los programas televisivos del ‘prime time’ querían que en directo contase sus vivencias en Corea del Norte. Hasta el FBI lo llamó para poder departir con él. “He sido contactado por el FBI y me he reunido con ellos”, aseguraba Rodman en unas declaraciones para el Miami Herald. “Querían saber qué pasó y quién está realmente al mando en Corea del Norte”, dijo.

Pero mientras interrogaban al miembro del ‘Hall of Fame’ del baloncesto de Estados Unidos, los directivos de HBO y Vice eludían cualquier responsabilidad en un asunto en el que parecían no tener nada que ver. “No estamos tratando de salvar el mundoNosotros no somos políticos. Estamos tratando de mostrar a la gente aquello que no puede ver en ningún otro sitio”, aseguró Shane Smith, miembro del equipo directivo de Vice.

¿Por qué aceptó Kim Jong-un?

Semanas después, con Rodman paseándose por la plaza de San Pedro del Vaticano esperando que la ‘fumata’ blanca anunciase la elección de un Papa negro, en Estados Unidos aún analizaban las secuelas de una acción que no pasó desapercibida para nadie. Hubo quien consideró el viaje un “golpe maestro de la diplomacia estadounidense”, mientras otros barajaban las posibilidades de que esa ‘misión’ desencadenase una crisis mayor.

Lo cierto es que el equipo de Obama hizo caso omiso al ‘mensaje de paz’ con que Rodman regresó de su periplo norcoreano. “Kim Jong-un quiere que Obama haga una cosa: llamarlo”, dijo el exjugador de baloncesto. Pero el presidente de Estados Unidos evitó pronunciarse al respecto ya que, además de ser fan de los Bulls, no parece propenso a perder el apoyo de la importante masa de votantes que siempre le ha arropado en Chicago.

Quizá por eso, fue Jay Carney, portavoz de la Casa Blanca, el encargado de salir a apagar el fuego. “Los Estados Unidos tienen canales directos de comunicación con la República Popular Democrática de Corea”, aseguraba sin desvelar, eso sí, que la verdadera estrategia del Gobierno estadounidense es la “paciencia estratégica”: ganar tiempo hasta que el régimen de Corea del Norte acabe por colapsarse y plantee la paz.

En cualquier caso, ¿podemos creer que Kim Jong-un quisiera utilizar el viaje de Rodman para entablar contacto telefónico con Barack Obama? En principio, según explican algunos analistas, el objetivo que perseguiría el líder norcoreano con estas acciones, más allá de poder disfrutar de baloncesto americano en su país, sería presionar a los altos estamentos militares y gubernamentales que heredó de la administración de su padre para que abandonasen sus cargos. Pero eso sí, ni un ápice de apertura del régimen.

Por todo ello, y aunque Rodman asegura que Kim Jong-un le confesó “yo no quiero hacer la guerra”, un mes más tarde de la visita de la ‘Diplomacia del Baloncesto’ el líder norcoreano declaró el ‘estado de guerra’ en la península coreana. Una situación que quizá altere los planes de Rodman, que en agosto tenía pensando regresar a Pyongyang para, simplemente, “pasar un buen rato”.

El tiempo dirá quién consigue sacar partido a esta arma de doble filo llamada Dennis Rodman que, sin quererlo, se ha colado en mitad de un escenario nada amistoso para repetirlo conseguido en 1971con la ‘Diplomacia del Ping-Pong’, esta vez en una cancha de baloncesto.

Los votantes dicen...
  1. […] Lejos quedan ya aquellos años dorados en que Dennis Rodman escoltaba al mismísimo Michael Jordan en los Bulls de Chicago. Quizá muchos habrán olvidado su paso por los Detroit Pistons, los Ángeles Lakers o los Dallas Mavericks. Lo que sí que recordarán aficionados a la NBA serán sus cambios de look, sus exuberantes vestimentas,  sus piercings inverosímiles… Eso sí, si pidiésemos a los más trasnochadores que describiesen su mejor jugada sobre una cancha, muy pocos serían capaces de describirla. Seguir leyendo. […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>