Arrow

¿Ya no está de moda el golf?


3
Víctor Rey

Periodista en televisión. Trabajé como redactor de informativos en Canal 9. Antes presenté un magazine en tele 7 Gandia. Redactor para elecciones 2011 en Safor Guia y corresponsal para ValenciaHui.


Escrito el 28 de enero de 2013 a las 13:18 | Clasificado en Comunidad Valenciana, Deportes

En la Comunidad Valenciana hay 35 campos de golf, pero hace años coincidieron un centenar de proyectos. La mayoría iban acompañados de grandes urbanizaciones. La crisis echó el freno.

La crisis ha acabado con decenas de proyectos de campo de golf y urbanizaciones
Pocos campos de golf, de entre los cien proyectados, han llegado a construirse

Hace unos años, parecía todos los municipios querían un campo de golf. Coincidieron cerca de 100 proyectos sólo en la Comunidad Valenciana entre 2005 a 2009. La mayoría iban acompañados de rentables urbanizaciones. Años más tarde, esta fiebre del golf ha sido apaciguada por la crisis. El dinero no fluye y los proyectos no avanzan. La Conselleria ha concedido una prórroga hasta 2016.

Los campos de golf fueron el “blockbuster” informativo durante años, ahora son recuerdos de hemeroteca. Se presentaban como un negocio muy rentable, pero demostró su excesiva dependencia del ladrillo. Sin embargo, aún existen casos como el de Gandia, u Onil, que proponen la construcción de estas infraestructuras de ocio. Eso sí, con más césped y menos cemento que los que les precedieron.

La voluntad de construir complejos con golf pasaba por el desarrollo de un PAI. Las siglas para definir al “Programa de Actuación Integrada” pasaron a ser habituales en el lenguaje de la calle. Para llevarlo a cabo, además del interés del promotor, era necesario una recalificación de suelo. Se ponía en marcha la procedente revisión de los planes de ordenación urbana, los PGOU.

El PAI significaba la compra forzada de terrenos a múltiples propietarios. Su puesta en marcha iba ligada, en muchos casos, a la construcción de miles de viviendas. Para los ayuntamientos iba a suponer un destacado aumento de ingresos y de contribuyentes.

El golf, como reclamo turístico, tenía por ventajas que no era estacional y atraía a los ricos. Los turistas extranjeros vendrían a jugar todos los días que hiciera algo de sol, y eso son muchos días al año. Gastarían y se daría trabajo a la gente del pueblo. Además, la mayoría de los terrenos eran plantaciones de cítricos en manos de pequeños propietarios que veían en la operación todo un chollo.

Estos grandiosos proyectos contaron con detractores. Algunos grupos ecologistas y vecinales advertían de su impacto sobre el paisaje o su cercanía a espacios protegidos. Un informe la Universidad de Alicante alertaba del elevado consumo hídrico de este tipo de urbanizaciones. Eran ‘tiempos’ de debate por el trasvase del Ebro y  la guerra del agua. Algunas plataformas a nivel local organizaban manifestaciones en contra, como ocurrió en Gandía.

La Safor: de muchos a ninguno

En la comarca donde se encuentra Gandía, la Safor, coincidieron media docena de estos proyectos, situados a pocos kilómetros unos de otros. Con el azote económico, la mayoría de los proyectos se quedaron en el dique seco. Ninguno ha prosperado, y varios han sido tumbados por gobiernos de distintos color político. Es el caso, por ejemplo, de Alfauir en 2008 o, más recientemente, Villalonga. El nuevo gobierno, coalición PSPV–Bloc, cierra las puertas al Pla de la Font. Se hubieran construido dos campos de Golf y cuatro mil viviendas en un municipio de 4.400 habitantes.

El último parón ha sido el de Tavernes de la Valldigna, el más sonado. Estaban proyectados dos PAI: Vall de la Mar y Granata Golf. El primero incluía la construcción de seis mil viviendas y dos campos de golf. El Granata Golf llevaba parejo a la infraestructura deportiva otras dos mil viviendas.

Obligaba a una recalificación de terreno no urbano, entraba en conflicto con Ley de Costas y marco autonómico, e incluso afectaba a zonas inundables. Acapararon decenas de portadas de medios locales y autonómicos.  Tras años de culebrón informativo el último pleno municipal desestimó la revisión del PGOU, necesaria para llevarlos a cabo. Votaron a favor los partidos en el gobierno: Bloc, PSPV y la concejal independiente, ex de EU. En contra, los concejales del PP, partido que gobernaba en la anterior legISlatura. La crisis ha sido la justificación para acabar con este polémico proyecto.

No estaba solo el municipIo de Tavernes en esto de la fiebre del par. Sin ir más lejos, en el pueblo de al lado, Simat, no ha seguido su curso el PAI Valldigna Golf. Las trabas administrativas han frenado su avance. a tan sólo 20 kilómetros de allí se inauguró en 2011 otro campo de golf, uno de los últimos. Se encuentra en la localidad de Carcaixent.

Césped sin cemento

El caso del Galiana Golf es paradigmático. No traía consigo más edificación que la de un hotel, que ni siquiera se ha podido construir.  En otra ciudad como Gandía se quiere seguir el modelo, y se han atrevido a lanzar dos proyectos de campo de golf: uno en el marjal, cerca de la playa, y otro en la montaña. El gobierno del PP resultante de las elecciones de 2011 quiere poner en marcha ambas instalaciones con 18 hoyos cada una.

Ninguno incluye viviendas, pero el último contempla un hotel. El primero sería un ‘pitch and put’, con voluntad de integrarse en su entorno, pero se sitúa en zona no urbanizable de protección. Esto conlleva algunas trabas al proyecto que lo ponen en duda. Se financia con fondos del plan Confianza, y costará 1,1 millones de euros. El campo de golf de Marxuquera, en la montaña, completaría un complejo deportivo de aventura.

Los votantes dicen...
  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Hace unos años, parecía todos los municipios querían un campo de golf. Coincidieron cerca de 100 proyectos sólo en la Comunidad Valenciana entre 2005 a 2009. La mayoría iban acompañados de rentables urbanizaciones. Añ……

  2. juancar dice:

    Muy buena aportación, aunque para los aficionados al deporte son casi malas noticias. Nosotros solemos veranear echando unos hoyos en el Elba costa ballena, y sería una pena que nos quitaran tan buen sitio porque no resulte rentable, aunque con lo gastizos que somos los jugadores entre hoyo y hoyo, dudo mucho que se nos vaya a terminar pronto.

  3. Paula dice:

    Estoy de acuerdo, sin embargo es precisamente la diversificación de hoteles en campos de golf lo que los hace competitivos hoy día: ahorran muchas molestias en desplazamientos, y rara vez uno se queda cerca de casa para practicar este deporte.

    La cadena que mencionas tiene muy buena reputación tanto en hotelería como en sus instalaciones de golf.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>