Arrow

El Popeye de Vietnam


2
Javier Sanz

Javier Sanz. Aficionado a la historia. Autor del blog Historias de la Historia. He escrito artículos para Revista Medieval y XLSemanal, colaborado en 'A vivir que son dos días' (Cadena Ser) y, actualmente, en LRV (Onda Cero), Gente Despierta (RNE), La Noche es Nuestra (EuropaFM), Diario de Teruel y el magazine para iPad "UnBreak". Ha publicado "Nunca me aprendí la lista de los reyes godos", ¡Fuego a discreción! y Caballos de Troya de la historia


Escrito el 13 de enero de 2014 a las 8:18 | Clasificado en Historia

Controlar los fenómenos naturales ha sido una constante a lo largo de la historia y pese a todos los ejemplos que tenemos día a día de que es imposible, seguimos intentándolo. Como en el Proyecto Popeye, llevado a cabo por el ejército estadounidense durante la guerra de Vietnam.

Integrantes del Proyect Popeye (Opsec News)
Integrantes del Proyect Popeye (Opsec News)

Controlar los fenómenos naturales ha sido una constante a lo largo de la historia y pese a todos los ejemplos que tenemos día a día de que es imposible, seguimos intentándolo. En ocasiones buscando solucionar problemas como la sequía o ayudar a extinguir incendios y en otras, como en esta historia, para provocar daños al enemigo en medio de una guerra. Esta es la historia del Proyect Popeye, llevado a cabo por el ejército estadounidense durante la guerra de Vietnam.

Los estudios de la modificación del clima para paliar la sequía o evitar el granizo, por ejemplo, comenzaron a tenerse en cuenta en la primera mitad del siglo pasado. Actualmente, China e Israel son los países en los que dicha actividad ha tenido más éxito en la producción de lluvia artificial (durante los Juegos Olímpicos de Pekín, la lluvia artificial supuso el 11% de las precipitaciones). El método más utilizado es bombardear las nubes con yoduro de plata desde tierra o bien directamente desde los aviones. En condiciones atmosféricas determinadas, el yoduro de plata penetra en la nube y al cristalizar forma pequeños núcleos de condensación a los que se adhieren las gotitas hasta formar otras gotas más gruesas capaces de precipitarse en forma de lluvia. En base a este método, el 1 de septiembre de 1966 el Departamento de Estado y el Departamento de Defensa de los EEUU aprobaban el Proyecto Popeye supervisado directamente por Donald F. Hornig, asesor del Presidente de los Estados Unidos en materia de Ciencia y Tecnología.

Con esta nueva arma meteorológica el ejército de los EEUU pretendía prolongar la estación del monzón sobre los territorios por los que discurría la ruta Ho Chi Minh (Vietnam, Laos y Camboya) y que era utilizada por el gobierno de Vietnam del Norte para enviar suministros a sus fuerzas de sur y a la guerrilla del Viet Cong (Frente Nacional de Liberación). De esta forma, el aumento de días de lluvia y la cantidad de precipitaciones dejarían impracticables las rutas y, por tanto, el envío de suministros se paralizaría. También dificultarían la habitabilidad de las redes de túneles que utilizaban los Viet Cong. Después de las correspondientes pruebas y ante el éxito de los ensayos, en 1967 se iniciaron los bombardeos de yoduro de plata. Durante cinco años los aviones acudieron puntuales a su cita en la época de los monzones (mayo a octubre). Para estos menesteres se utilizaron tres Hércules C-130 y dos Phantom F-4C que en misiones de reconocimiento, supuestamente, partían de una base en Tailandia. Aunque el aumento de lluvia fue notable, sólo se consiguió que los envíos tardasen más en llegar pero no detenerlos; al igual que hicieron cuando se utilizaban bombardeos convencionales que destrozaron las vías de comunicación. Además, en 1972 hubo que cancelar este tipo de operaciones… alguien filtró al New York Times el proyecto.

El Senado pidió informes de aquella actividad de modificación ambiental, pero los militares dilataron su entrega esgrimiendo en su defensa que no tenía ningún tipo de consecuencias medioambientales peligrosas y que, además, sus bombardeos sólo habían sido responsables de un incremento de lluvias del 5% en todo este período. Aún así, el Senado emitió una resolución el 11 de julio de 1973 con la “prohibición del uso militar de cualquier técnica de modificación ambiental o geofísica”. En estos mismos términos se manifestó la ONU en el 1977 en el Convenio de Modificación Ambiental (ENMOD) que entró en vigor el 5 de octubre de 1978.

Los votantes dicen...
  1. bulolo, profeta jedi dice:

    Mira, esto les dará nuevas alas a los conspiranoicos que creen en “chemtrails” y ”
    aviones negros”!

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>