Arrow

Dos rombos en los Grammy


0
Marina Falcó

Periodista experta en Marketing y Comunicación de Moda. Tengo dos versiones: en la online soy Community Manager del puerto deportivo Marina de Dénia, y en la unplugged he sido Responsable de Comunicación en compañías de ámbito nacional.


Escrito el 16 de febrero de 2013 a las 8:58 | Clasificado en Moda

Mostrar más o menos piel en la alfombra roja parece que ya no es únicamente una cuestión de seguir los dictados de la moda, sino que son las propias cadenas de televisión quienes proponen los patrones a seguir. Recientemente, la cadena CBS envió un ‘dress code’ a los asistentes a la última gala de los Grammy Award para que no enseñaran más de lo políticamente correcto. Y eso que es de corte demócrata.

Hubo mucho escote en los Grammy Awards. Fuente: Facebook Grammy Awards 2013
Hubo mucho escote en los Grammy Awards. Fuente: Facebook Grammy Awards 2013

Lo cierto es que las cantantes de pop americanas nos tienen bastante acostumbrados a modelitos imposibles que desafían la ley de la gravedad para no dejarlas desnudas. Pero eso es algo que se acepta como un elemento más del marketing del sector y de la magia de la noche de los Grammy, en la que las ‘celebrities’ pueden jugar con ‘looks’ más atrevidos que en la gala de los Oscar.

Pues bien, parece que los magnates de las cadenas de televisión estadounidenses han decidido poner freno a los delirios exhibicionistas de los estilistas de la ‘high society’ artística. La CBS, emisora de corte demócrata perteneciente al grupo mediático que lleva su mismo nombre, envió un comunicado interno en el que se advertía que “la obscenidad o la obscenidad parcial en el vestuario es inaceptable para la emisión” y recomendaba cuidar detalles como que “evite exponer carne desnuda bajo las curvas de los glúteos y la raja del trasero [sic]”.

Pese a los esfuerzos de cantantes como Katie Perry o Jennifer Lopez por mostrar con toda naturalidad partes de la anatomía que el común de los mortales suele mantener en un discreto plano, la cadena de televisión encargada de retransmitir estos prestigiosos galardones vela por los valores políticamente correctos que tanto preocupan a la sociedad norteamericana. Porque no olvidemos que el progresismo en la primera potencia prefiere no meterse en determinadas cuestiones ‘sensibles’.

Sensibilidad, azar y buenas maneras

Es probable que el 55th GRAMMYS: Standard And Practice Wardrobe Advisory, obedezca a la rigurosa política de buenas maneras que invade a las televisiones americanas, que tras el destape de Janet Jackson en la Super Bowl de 2004 que casi le cuesta 550.000 dólares de multa a la propia CBS, han decidido no dejar nada al azar y evitar que hechos como éste dañen la sensibilidad de la audiencia.

En esta última edición de los Grammy, las estrellas del panorama musical parece que no han hecho mucho caso de las indicaciones previas. Taylor Swift lució un espectacular traje de J. Mendel de estilo helénico con un escote no apto para pudorosas. Katie Perry fue de las más sensuales de la noche con una creación de Gucci adaptada expresamente a su anatomía que mostraba más que insinuaba. Por su parte, Rihanna jugó con las transparencias de su Azzedine Alaïa de color rojo sorteando así las normas de buen gusto de la CBS.

Rebeldías aparte resulta bastante inquietante pensar que, aunque no ha sido muy efectiva, se ha intentado implantar una censura del buen gusto, a veces agradecida para no tener que ver según qué horrores, también es verdad que bastante tenemos con ceñirnos a lo que nos dictan los cánones, para que encima debamos supeditarnos a lo que quiere la cúpula de una cadena de televisión.

Porque, ¿qué es peor: la presión social con lo políticamente correcto o las normas dictadas por algunos directivos amparándose en la ambigüedad de lo que puede dañar al prójimo?

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>