Arrow

El ataque de los pelucones


0
Marina Falcó

Periodista experta en Marketing y Comunicación de Moda. Tengo dos versiones: en la online soy Community Manager del puerto deportivo Marina de Dénia, y en la unplugged he sido Responsable de Comunicación en compañías de ámbito nacional.


Escrito el 2 de marzo de 2013 a las 8:01 | Clasificado en Moda

Europa vive atemorizada tras los resultados electorales de Italia. El complejo conglomerado de las votaciones hace sospechar que la gobernabilidad del país está amenazada. Pero la verdad es que más miedo dan los looks de los cabeza de partido. Hay que protegerse del ataque de los señores de pelos raros.

Beppe Grillo, la irrupción de las elecciones italianas, durante un mítin (Fuente: Wikipedia)
Beppe Grillo, la irrupción de las elecciones italianas, durante un mítin (Fuente: Wikipedia)

Tras la conmoción sufrida el pasado domingo con la elección del pueblo italiano en las urnas, por la que el Movimiento Cinco Estrellas de Beppe Grillo ha resultado la fuerza más votada, y en la que Silvio Berlusconi ha sumado la nada despreciable cifra de 9.923.100 votos, es imposible no estremecerse ante la inquietante imagen del panorama político general.

Porque lo cierto es que los italianos han sido desde tiempos inmemorables los reyes del marketing y no se entiende lo que está ocurriendo. Con una industria de la moda que arroja datos envidiables (en el año 2011 la facturación fue de casi 53.000 millones de euros y el saldo comercial de más de 6.500 millones), resulta un tanto incoherente que los representantes del país alpino luzcan peculiaridades pilosas que pueden echar por tierra los logros de las grandes firmas de moda.

Si bien el vencedor de los comicios y secretario general del Partido Democrático, Pier Luigi Bersani, muestra una imagen clásica y sin grandes riesgos, en la que apuesta por el viejo truco de lucir los colores corporativos en la corbata, no podemos decir lo mismo de ‘Il Cavaliere’ y el recién llegado Grillo.

El histriónico

Y no porque luzca mezclas imposibles o colores flúor, sino porque además de mostrar un comportamiento exagerado y estridente, tal vez ayudado por su faceta profesional como cómico, opta por un estilo muy dejado marca de la casa que parecen llevar a rajatabla todos los individuos pertenecientes a sus filas.

¿Pero qué hay detrás de esa imagen tan insólita en el mundo de la política? Pues una mezcla entre declaración de intenciones y rebelión ante el sistema imperante en el momento. Una melena larga y aparentemente desaliñada, ‘jeans’ para sus apariciones públicas, camisetas desteñidas y plumíferos informales muestran una imagen de protesta contra la tradicional combinación de traje y corbata que impera en los entes públicos.

Pero que no lleve a engaño: los modelitos que luce Beppe Grillo obedecen, como todo en esto de la política, a una estudiada estrategia. Vistiendo de esta guisa lo que se consigue es, en primer lugar, llamar la atención del electorado hastiado de lo de siempre, y en segundo lugar, identificarse con una ideología que apoya iniciativas ecologistas y que ha calado profundamente entre los más jóvenes y los desahuciados por un sistema quebrado y corrupto.

Junto con sus gestos desaforados, mostrar un atuendo tan poco tradicional ha ayudado a Grillo a colarse entre las opciones de voto de los italianos, que ha roto de esta forma el bipartidismo. Elegir a este representante, que se desmarca tan evidentemente con la apariencia de sus predecesores, es una forma de expresar el inconformismo del pueblo con la gestión que les ha llevado al borde del rescate europeo.

‘Il Cavaliere’

Si hay algo verdaderamente intrigante en la imagen de Silvio Berlusconi es su cabello. ¿Es real o es pintado? ¿Comparte estilista capilar con John Travolta? ¿Se lo colorea con los restos de su autobronceador?

Aunque no es fácil dar respuesta a tanto interrogante, el ex primer ministro y ex cantante de orquesta de crucero nos ha dejado en la mayoría de las ocasiones una imagen excesiva que abusa de la cosmética y los tratamientos estéticos para luchar contra la edad. Por supuesto su postura como galán trasnochado ha marcado un hito en las reuniones de los mandamases europeos que veían en Berlusconi al diferente, al modo frívolo de hacer política pero enmarcado en un traje a medida.

Es la máxima expresión del hortera hecho persona que logra atraer a una parte importante del electorado que sólo le ha hecho ascos tras años de corrupción y escándalos sexuales. Entonces cabe preguntarse: ¿cuánto influye la imagen de un político entre los votantes?

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>