Arrow

La moda vota Obama


1
Marina Falcó

Periodista experta en Marketing y Comunicación de Moda. Tengo dos versiones: en la online soy Community Manager del puerto deportivo Marina de Dénia, y en la unplugged he sido Responsable de Comunicación en compañías de ámbito nacional.


Escrito el 6 de noviembre de 2012 a las 8:49 | Clasificado en EEUU, Moda

La moda y su indudable capacidad de influir en la sociedad, se han convertido en un puntal fundamental para los políticos que no dudan en recurrir a personajes de la haute couture para captar votos.

El presidente Barack Obama, durante la campaña (Fuente: Flickr Obama)
El presidente Barack Obama, durante la campaña (Fuente: Flickr Obama)

Uno de los mayores retos que puede encontrarse un periodista en su carrera es relacionar en un mismo artículo dos conceptos que en principio resultan tan opuestos a simple vista. ¿En serio? ¿moda y política? Complicado, pero no imposible, de hecho los recientes acontecimientos son una muestra de que ambos campos van más de la mano de lo que parece.

Esta noche el mundo se paralizará y se centrará en las Elecciones en EEUU. Sí, parece que el futuro del mundo queda ahora en manos del nuevo y flamante presidente y toda su corte de asesores pero ¿qué hay de los recaudadores de fondos, esos con los que el cabeza de Estado ha contraído una deuda económica y moral? Bueno, pues si a alguien le cabía duda de la relevancia del asunto, he aquí el papel fundamental que ha jugado el mundo de la moda en la posible victoria de Barack Obama.

El caso USA

Su sempiterno flequillo (más de moda ahora que nunca) la hace inconfundible entre el mundillo de la ‘haute-couture’. Anna Wintour, editora jefe de Vogue USA, se ha convertido en uno de los principales apoyos del presidente Obama. Sin duda su afán recaudatorio para la causa demócrata la ha convertido en un puntal decisivo en los resultados electorales. Pero, ahora surge la pregunta: ¿quién buscó a quién?

Wintour se ha convertido en un apoyo esencial para Obama pero ¿quién buscó a quién?

Dirigiendo una revista que cuenta con cerca de 12 millones de lectores en USA y que se ha convertido en la Biblia del estilo de mujeres de todo el mundo, está claro que lograr que Anna Wintour esté de tu lado puede convertirse en el peso decisivo que incline la balanza a tu favor. Y qué decir si además a la gurú de las tendencias le acompaña, como en esta ocasión, una actriz imprescindible en las listas de las mujeres con más ‘charme': Sarah Jessica Parker… ¡Éxito asegurado! El ‘star system’ y la industria de la moda, implicados 100% en la campaña política.

Tampoco es casualidad el trabajo que un ingente equipo de estilistas y asistentes llevan desarrollando para que una de las figuras más carismáticas de la Casa Blanca aparezca relacionada con el mundo de la moda: Michelle Obama aparece en la lista Forbes de las 15 mujeres más poderosas de la moda. Cada una de las variaciones en su look se mira con lupa, crea tendencia e incluso (sorpresa) ha protagonizado la portada de Vogue USA.

La relevancia que la ‘fashion industry’ tiene en el mundo anglosajón, combinada con un elevado sentido del compromiso, juega un papel fundamental en las actuaciones políticas de los personajes destacados del mundo del diseño. Calvin Klein, Michael Kors o Donna Karan han asistido a eventos del Partido Demócrata por los que han pagado verdaderas fortunas y en los que han podido mostrar su apoyo a la campaña.

Llegados a este punto es inevitable que nos asalte una pregunta ¿no hay ningún profesional de la moda que haya mostrado su apoyo el candidato republicano, Mitt Romney? Pues parece que no. Si realmente existe alguien en el sector que tenga tendencias más conservadoras, no lo muestra públicamente… algo similar a lo que sucede en España.

El caso España

Es posible que lo que ocurre en España sea otro síntoma de la inmadurez democrática que todavía permanece instaurada en la sociedad. O tal vez es una simple muestra de discreción. Lo cierto es que, dejando a un lado al grupo de artistas e intelectuales que mostraron su apoyo al expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, no ha habido en suelo patrio muestras evidentes de respaldo a políticos por parte de personajes del mundo de la moda.

Quizás uno de los pocos resquicios de unión moda-política viene de la mano de la peletera Elena Benarroch y Felipe González / Rodríguez Zapatero. La diseñadora no ha ocultado nunca su amistad personal con ambos exdirigentes aunque como ella misma ha afirmado, no tiene carnet de ningún partido.

Aunque si bien es cierto que en España no se han dado las mismas muestras de apoyo, no es menos verdad que el apoyo de las principales cabeceras de moda son un valor muy preciado. Todos tenemos en mente la controvertida portada de agosto de 2004 en el que ocho ministras del Gobierno de Zapatero posaron para la portada de Vogue España (otra vez la cabecera de Wintour ¿casualidad?). Por supuesto el PP no quiso quedarse atrás y fue en este caso la actual vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, quien posó para el magazine del diario El Mundo en una actitud muy poco corriente para un personaje político.

En ambos casos las críticas no tardaron en aparecer. Entre otras cosas se tachó de frívola la actuación de las protagonistas, pero lo cierto es que viendo tal y cómo van las cosas, las terribles decisiones tomadas por unos y otros y lo poco ejemplarizantes de muchas actuaciones de nuestros mandatarios, entre moda y política parece que la primera es la menos frívola de las dos.

Reportaje de Vogue

Reportaje de Vogue

Los votantes dicen...
  1. […] supuesto, recurre a diseñadores estadounidenses como Michael Kors (que se ha mostrado como un apoyo muy activo en la candidatura de Barack Obama), Calvin Klein o […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>