Arrow

Sánchez, Madina, blanco y negro


0
Marina Falcó

Periodista experta en Marketing y Comunicación de Moda. Tengo dos versiones: en la online soy Community Manager del puerto deportivo Marina de Dénia, y en la unplugged he sido Responsable de Comunicación en compañías de ámbito nacional.


Escrito el 30 de junio de 2014 a las 11:30 | Clasificado en Moda

Sánchez y Madina encaran la recta final para ocupar la Secretaría General del PSOE. Mucho se ha hablado de ellos pero no se ha hecho hincapié en la continuidad que aportan al panorama político: seguimos sin rastro del technicolor.

El candidato a la Secretaría General del PSOE, Pedro Sánchez. Fuente: Facebook.
El candidato a la Secretaría General del PSOE, Pedro Sánchez. Fuente: Facebook.

Después de todos los reconocimientos recibidos por Alfredo Pérez Rubalcaba tras anunciar su retiro político y su vuelta a la docencia (no hay nada mejor que morirse o retirarse para que le alaben a uno), llega el momento del relevo, que trae consigo muchos cambios, no solo generacionales.

Rubalcaba ha sido una figura institucional, un animal político, bla, bla, bla… Nada que objetar, pero no podemos negar que la apariencia siempre ha sido un poco gris. Por eso verlo emocionarse en su despedida en el Parlamento sorprendió y enterneció al respetable. Hombre de semblante hierático y estilismos planos, Rubalcaba parecía más cómodo con la corbata que cuando vestía casual. Y aquí es donde los candidatos a la secretaría general tendrían la oportunidad de despuntar, aunque parece que tendremos que seguir esperando.

Eduardo Madina

Juega muy bien con las prendas sport que viste siempre que puede. De esta forma, además de romper con la imagen de seriedad que ha inundado al PSOE desde hace años, desarrolla una interesante estrategia para intentar rejuvenecer al candidato, porque Madina es cuatro años más joven que Pedro Sánchez y no lo aparenta.

Pese a que sí se atreve con los looks casual, en colores tierra eso sí, no ha dado el salto a las gafas de pasta: le es fiel a su modelo montado al aire que, si bien es cierto que liberan la cara, aportan un aire demasiado clásico a un hombre de apenas 42 años.

Negros, marrones y grises forman parte de sus estilismos en chaquetas, trajes y polos, mientras que en camisas el blanco y el azul son los protagonistas.

Pocos riesgos, aunque muchos intentos, para un candidato que resulta un tanto aburrido en cuanto a imagen.

Pedro Sánchez

La revelación en el panorama socialista es atractivo y él y su equipo lo saben. Sánchez, al igual que su oponente, tampoco arriesga demasiado en combinaciones de color, pero es cierto que los trajes a los que es tan aficionado le dan una elegancia poco usual en la política nacional.

Camisas blancas y americanas negras son el fondo de armario de este candidato. Tal vez se busque dar una imagen de seriedad y con un pie puesto en la dirección del partido este no sea el momento de jugarse el puesto por una cuestión de innovación.

La única concesión que Sánchez hace a la informalidad es la ausencia de corbata. El resto de piezas siguen la línea clásica que no deja entrever la diferencia entre los actos más solemnes y las apariciones en ambientes relajadas. Aunque en contadas ocasiones le hemos visto en vaqueros y le sientan francamente bien.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>