Arrow

‘Selfies’, rubias y ataques de celos


0
Marina Falcó

Periodista experta en Marketing y Comunicación de Moda. Tengo dos versiones: en la online soy Community Manager del puerto deportivo Marina de Dénia, y en la unplugged he sido Responsable de Comunicación en compañías de ámbito nacional.


Escrito el 14 de diciembre de 2013 a las 8:05 | Clasificado en Moda

Nos fijamos en el estilo de la primera ministra danesa, Helle Thorning-Schmidt, la protagonista de la noticia rosa que ha eclipsado uno de los acontecimientos del año, el funeral de Nelson Mandela en Johannesburgo.

La primera ministra danesa Helle Thorning-Schmidt. (Flickr)

Y nada más y nada menos que junto al omnipotente presidente de los Estados Unidos, Barack Obama y el primer ministro británico, David Cameron. Aunque lo cierto es que todo este asunto recuerda mucho a las películas españolas de los 60 en las que las suecas revolucionaban al ibérico medio.

Parece que los españoles no son los únicos que ceden ante los encantos de las imponentes rubias que llegan del frío, para luego tener comportamientos poco adecuados durante un funeral -hacerse autorretratos con el móvil (‘selfies‘)-, por mucho aire festivo que éste tenga. De todos modos, actitudes cuestionables aparte, la primera ministra danesa ha llegado a nuestras vidas para mostrarnos el estilo nórdico y cómo se desenvuelven nuestros socios europeos más desconocidos en materia de moda.

El hecho de que a Thorning-Schmidt la comozcan como ‘Gucci-Helle’ ya nos dice mucho del gusto de la líder danesa por las grandes firmas y el cuidado que pone en mantener una excelente imagen. Repasando las intervenciones de la mandataria en numerosas cumbres europeas queda patente que conoce a la perfección los tonos que más le favorecen: el rojo es su color fetiche  y los tonos pastel el recurso para presentarse en las reuniones más formales.

Thorning-Schmidt es muy aficionada al ‘selfie’. (Flickr)

La primera ministra sabe cómo conjugar un estilo profesional sin perder feminidad ni autoridad ante sus homólogos europeos. Un estilo lady poco arriesgado que encaja a la perfección entre la sobriedad extrema que reina en las cumbres en las que se mueve.

Claves sexistas

Pese al look recatado y apropiado con el que se presenta Thorning-Schmidt y, por supuesto, sus logros profesionales (es la primera mujer que ostenta el cargo de primera ministra en Dinamarca), no deja de sorprender que a estas alturas la prensa internacional utilice adjtivos como coqueta o ligona para referirse a la mandataria. Es curioso que no se hayan empleado estos mismos calificativos para definir a Obama o a Cameron, que también estuvieron allí.

Tampoco ha salido indemne la primera dama de los Estados Unidos. Michelle Obama ha sido nombrada la mala de la película que tuvo que poner orden en la situación, porque su marido no supo poner freno a un comportamiento demasiado familiar para la ocasión.

Tras estos hechos es inevitable preguntarse si a la mujer política se le observa con más detalle y se le juzga de un modo más frívolo que a sus colegas varones ¿Es justo llamar coqueta a una profesional que únicamente cuida de su imagen, como también debieran hacer sus homólogos masculinos?

 

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>