Recientemente hemos asistido a la 080 Barcelona Fashion (anteriormente conocida como Pasarela Gaudí), en la que han desfilado nuevos talentos y otros no tan nuevos como TCN o Mango. Además del morbo que supone reunir en un mismo espacio, aunque en diferentes días, a Custo Barcelona y Desigual, lo interesante reside en la oposición que existe entre esta pasarela y la Mercedes Benz Fashion Week Madrid, que se celebrará del 18 al 22 de febrero en Madrid, y en las ganas de los políticos por canibalizar el sector en lugar de unificar esfuerzos y de paso ahorrar costes.

Pero no. Como un calco de lo que ocurre en el panorama político, se prefiere gastar parte del dinero público en crear varios escaparates de moda para marcar una diferencia y un separatismo ‘fashion’ que en este mundo no tiene cabida. Sólo hay que fijarse en la organización de algunos de los países punteros en moda de lujo y ‘prêt-à-porter’: Italia, Francia y Estados Unidos que tienen sus pasarelas enseña -Milán, París y Nueva York- y evitan dividir a un sector que mueve importantes cifras económicas.

Solo basta con observar quién acudió a la inauguración de la undécima 080 Barcelona Fashion: el presidente de la Generalitat de Catalunya, Artur Mas, que se rodeó del consejero de Empresa i Ocupació, Felip Puig; el alcalde de Barcelona, Xavier Trias y la presidenta del Parlament, Núria de Gispert. Ni rastro de algún representante del Gobierno central. Que sí, que también es cierto que el patio no está precisamente para pasarelas… pero no deja de ser un impulso al sector textil y cualquier ayuda a la exportación es bienvenida.

[do action=”ladillo”]Sin apoyo institucional[/do]

A falta de conocer la comitiva inaugural de la MBFW A/W 2013-2014, se teme que en esta edición ocurra algo similar a la anterior: que los políticos vuelvan a hacer pellas y dejen al sector del diseño desamparado de apoyo institucional. Lo que está claro es que algunos de los creadores más internacionales mostrarán sus propuestas en Madrid y algunos de ellos se han quejado del número de eventos de moda que inundan la geografía española. Quizás no es buena idea pretender impulsar dos pasarelas más allá de nuestras fronteras y pretender que ambas tengan éxito.

Por supuesto no podemos dejar de hacer referencia a la Valencia Fashion Week (7 al 9 de febrero). Nacida con afán de potenciar a los diseñadores de la Comunidad Valenciana, la pasarela no ha llegado a despegar pese a los esfuerzos económicos de la Generalitat Valenciana (cuyas deudas amenazan la celebración de la XV edición) y lo único que ha traído consigo es disgregación y secesionismo entre los modistos creando dos bandos: el que apoya incondicionalmente a Álex Vidal como director de la VFW y el discrepante con su gestión, que se ha agrupado en Dimova (Diseñadores de Moda Valencianos) que integra a nombres como Francis Montesinos, Hannibal Laguna o Dolores Cortés.

Y vosotros ¿qué opináis de las ayudas públicas a las pasarelas de moda? ¿Creéis que son necesarias tantas?

Publicado por Marina Falcó

Periodista experta en Marketing y Comunicación de Moda. Tengo dos versiones: en la online soy Community Manager del puerto deportivo Marina de Dénia, y en la unplugged he sido Responsable de Comunicación en compañías de ámbito nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.