Si hay algo más complicado que lidiar con una trama de corrupción del calibre del caso de los ERE es intentar hermanar a las aficiones del Real Betis Balompié y del Sevilla F.C. Seguramente para no hurgar en la herida y no levantar suspicacias, Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía desde esta pasada semana, se decantó por abandonar las blusas y chaquetas verdes con las que suele posar en los actos institucionales desde que era consejera de Igualdad y Presidencia del gobierno andaluz.

Optar por los colores de la patria chica para vestir no es una estrategia comunicativa muy elaborada que digamos, y lo cierto es que los colores de las banderas regionales no son de los más favorecedoras. Así que mejor los dejamos para abanderamientos olímpicos y equipamientos deportivos varios ¿no?

Que no es que el verde esmeralda no sea bonito, que lo es y mucho. De hecho ha sido uno de los pantone de la temporada. Pero abusar de él puede llegar a saturar y en este caso la “sutilidad” del mensaje brilla por su ausencia. Tal vez sea necesario darle un tiempo a Susana Díaz (o a sus asesores de imagen) para que pulan el estilo de la nueva presidenta y encuentren una línea más trabajada y que llegue más allá de la bandera o el sencillo blanco y negro.

Mostrarse ante la opinión pública con un look más elaborado no sólo otorga un halo de sofisticación que favorece, sino que refuerza la imagen de seguridad que un político debe mostrar ante el electorado. Recurrir a combinaciones muy básicas en todo momento sólo transmite un mensaje de inmadurez e indecisión profesional que va calando entre los que nos observan.

Y es que llegar al poder puede ser más sencillo que encontrar un estilo propio que nos defina y no sepulte nuestro discurso. Porque si Rita Barberá, alcaldesa de Valencia, es la mujer de rojo, es muy probable que Díaz acabe siendo la de verde. Y eso está bien si se trata de crear una pareja de superheroínas dispuestas a luchar contra la corrupción, pero para dar una imagen de seriedad política no es muy correcto.

Publicado por Marina Falcó

Periodista experta en Marketing y Comunicación de Moda. Tengo dos versiones: en la online soy Community Manager del puerto deportivo Marina de Dénia, y en la unplugged he sido Responsable de Comunicación en compañías de ámbito nacional.

Únete a la conversación

1 comentario

  1. Pingback: Bitacoras.com
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.