Vestidos para matar

La última comparecencia de Mariano Rajoy, presidente del Gobierno, ha sido para hacer un repaso de cómo nos ha ido el año y dar el porcentaje definitivo en el que ascenderá el precio de la luz. Evidentemente el balance es más bien dramático, así que la imagen del presidente debía de ir en consonancia a los ánimos reinantes: triste. Por supuesto de traje y corbata  de un tono azul apagado que poco comunica.

Cierto es que el jefe del Ejecutivo no se caracteriza por un look desenfadado y atrevido, pero es que en su comparecencia en Moncloa la pena estética ha sido desmesurada. No pedimos un gorrito de Papá Noel o un suéter típicamente navideño, pero un poco de alegría en la corbata a modo de estampado de rayas no habría estado mal tampoco.

Otro que cierra el año con broche de oro es Alberto Ruiz Gallardón, ministro de Justicia. Su nueva ley de la Interrupción Voluntaria del Embarazo ha levantado ampollas en el panorama nacional. Tanto, que hasta la vicesecretaria del PSOE Elena Valenciano, ha vuelto a activar su cuenta de Twitter para “pedir el aborto libre”.

[do action=”imagen-alineada-a-la-derecha” piedefoto=”El ministro de Justicia, durante el anuncio de la reforma de la Ley del Aborto (Fuente: La Moncloa)”]http://www.lamoncloa.gob.es/NR/rdonlyres/42BBB88A-4FF6-433E-B79D-2F5F23D01310/257139/AR_Gallardon_015.jpg[/do]

En este caso Gallardón optó también por un clásico traje de raya diplomática y una corbata burdeos de lo más insulsa. De nuevo la discreción más absoluta a la hora de abordar temas espinosos. Tal vez lo que se pretende es no desviar la atención del mensaje que se transmite o es un modo de mostrar la desazón reinante previa a lo que está por llegar.

Las decisiones que se sabe de antemano que van a provocar controversia se acompañan de looks apagados y muy formales de forma que acompañan al mensaje que se va a transmitir, y tratando de dar una imagen de seguridad ante actos que probablemente harán levantarse al electorado.

A partir de ahora, y teniendo en cuenta el mensaje lanzado por Rajoy sobre la recuperación económica en 2014, va a ser muy interesante ver la evolución de los trajes que lucirán en el momento de comunicar a los ciudadanos esas mejorías ¿serán igual de incoloros que hasta ahora o se llenarán de atrevimiento? Y otra pregunta ¿se le da importancia a la imagen del político cuando éste nos va a dar una mala noticia?

 

Marina Falcó

Periodista experta en Marketing y Comunicación de Moda. Tengo dos versiones: en la online soy Community Manager del puerto deportivo Marina de Dénia, y en la unplugged he sido Responsable de Comunicación en compañías de ámbito nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.