El cara y cruz de las redes sociales y los políticos

Ante momentos de crisis, las redes sociales pueden servir de ayuda. No hay nada como poner a la militancia a dar respaldo público y hacer caso omiso a las críticas recibidas:

Compareció en rueda de prensa en la sede del PP -“para dar la cara”- acompañado por el portavoz, Víctor Manuel Martínez, y precedido por mensajes de apoyo de los militantes a través de las redes sociales.

Fuente: Sánchez no piensa dimitir y acusa al PSOE de perseguirle de manera ruin

Las redes también pueden ser equivalente de lo peor. De un sistema que permite desde el terrorismo al “manoteo político” a la hora de lanzar “falsas acusaciones”:

El alcalde Vargas también denunció que en Acacías hay “matoneo político” y “terrorismo” a través de redes sociales. Según el mandatario, su nombre, el de concejales, dirigentes y otros miembros de la sociedad de Acacías son víctimas de “falsos señalamientos.

Fuente: Los otros problemas de seguridad de los alcaldes del meta

En esta línea, y si se tiene posición de poder podemos llegar a encontrarnos con “ofensivas” para intentar controlar qué se dice en las redes, pero sobre todo para intentar controlar el quién intentando eliminar la posibilidad del anonimato:

Cornejo, quien considera que el Gobierno ha emprendido “una ofensiva sobre las voces de crítica en las redes sociales”, defiende el anonimato como un factor “para garantizar la libertad de expresión” en estas plataformas.

Fuente: La ofensiva de Correa en redes sociales preocupa a los sectores de la prensa de Ecuador

Y es que cuando se es objeto de un trending topic negativo, lo más lógico es que se haya sido el blanco de un sofisticado ataque. Algo así es lo que argumenta Alfonso Merlos por la polémica levantada alrededor del favorito a un tweet de contenido sexual, que él dice ha sido obra de unos hackers:

Merlos calificó el episodio de “grave y desagradable, ya que afecta a nuestro sistema de libertades”. El colaborador insistió en que “no se trata de ninguna gamberrada”, sino que es “un ataque muy sofisticado” que está siendo investigado por la Guardia Civil.

Fuente: Alfonso Merlos explica su desagradable episodio en Twitter

Pero no todo es malo. Como se señalaba al principio, las redes sociales también pueden servir para respaldar un triunfo, algo positivo. Como haber “ganado” una campaña electoral en redes sociales, aunque no se hayan ganado las elecciones:

Esta campaña electoral también se ha jugado en las redes sociales, y la victoria ha sido para los socialistas.

Fuente: El PSOE gana la campaña electoral en las redes sociales

Por último, resaltar que como canal para pedir disculpas está tomando fuerza. Hasta por llegar tarde a una rueda de prensa se disculpa uno por redes:

Insistió en sus disculpas a través de las redes sociales, algo que tampoco es muy habitual en un político.

Fuente: Impuntualidad y disculpas públicas

En definitiva, las redes sociales son algo imprescindible para partidos y políticos. Con lo bueno y con lo malo. Y de la misma manera que quieren aprovechar la “popularidad” que les pueden dar las redes, también deben aprender y aceptar que hay otros aspectos negativos con los que van a tener que convivir.

Carlos Guadián

Diplomado en gestión y administración pública y licenciado en Ciencias Políticas. Editor desde 2003 de K-Government. Coordino oGov, plataforma dedicada al Open Government. Actualmente parte del equipo de Autoritas Consulting.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.