Arrow

El legado de Ballmer


0
Hemerotek

Hemerotek.com es un blog sobre tecnoeconomía. En este espacio podrás encontrar noticias y análisis a diario sobre tecnología y economía.


Escrito el 12 de septiembre de 2013 a las 19:12 | Clasificado en Economía, Tecnología

Steve Ballmer dejará su cargo en Microsoft en los próximos doce meses. Su gestión en el gigante tecnológico se ha caracterizado por obtener sonoros fracasos y silenciosos aciertos.

Steve Ballmer y la evolución de los resultados en los últimos años (fiscales) de Microsoft. (Hemerotek)
Steve Ballmer y la evolución de los resultados en los últimos años (fiscales) de Microsoft. (Hemerotek)

 

Steve Ballmer se convirtió en 1980 en el empleado número 30 de Microsoft, una pequeña ‘startup’ de software fundada por Bill Gates y Paul Allen. Casi 18 años más tarde sustituyó al propio Gates como consejero delegado de la compañía en la cima más alta posible: una posición de casi monopolio que ‘obligó‘ a rescatar a su inmediato rival Apple con una inyección de capital un año antes, en 1997.

Ballmer pasó entonces a dirigir un gigante construido en torno al sistema operativo Windows, las herramientas ofimáticas de Office y el navegador Internet Explorer. En el año 2000, Microsoft alcanzó un valor en bolsa de 650.000 millones de dólares. El ejecutivo nacido en Detroit era entonces el ejecutivo más poderoso e influyente del mundo, el cerebro de una máquina de ganar dinero y sorprender al mundo con sus lanzamientos de producto.

Desde ese trono absoluto comenzó a producirse un cierto declive, alimentado por algo tan humano como el orgullo y la prepotencia, que le llevaron a infravalorar a la competencia. También, por supuesto, los procesos antimonopolio en EEUU y Europa, que frenaron la marcha de la compañía. Primero fue Google, quien comenzó a minar el dominio en Internet y en el software de Microsoft. Luego Apple y Amazon. Más tarde, decenas de ‘startups’ o competidores pasaron por la derecha y por la izquierda a Microsoft con distintos productos.

Una gestión llena de grandes errores

Ballmer deja tras de sí una lista de sonoros fracasos como Windows Vista, el reproductor digital de música Zune, el buscador Bing o el cierre de Hotmail y Messenger, servicios que una vez dominaron el mercado. También se ha apuntado aciertos como la compra de Skype, la creación del gigante del entretenimiento en torno a Xbox-Kinect o la potente apuesta por el ‘cloud computing’. Quizá el mayor de los errores que se le recuerdan fue el desprecio ante el lanzamiento del iPhone en 2007, cuando aseguró que no veía mucho futuro en un dispositivo sin teclado y de 500 dólares. En su descargo hay que recordar que Apple rebajó el precio pocos meses después ante sus débiles ventas iniciales.

Pero el mandamás de Microsoft cuenta también con otro hito en su gestión como el ‘megadividendo’ de 40.000 millones de dólares que la compañía pagó en 2004 y que convirtió a sus accionistas en los mejor pagados del planeta bursátil. No obstante, su generosa política de dividendos ha sido parte del declive del valor en bolsa de Microsoft, que ha llegado a perder más de dos tercios de su capitalización desde sus máximos del año 2000 hasta 2007. Como acierto, la evolución al alza de las ventas de la empresa en los últimos cinco años (gráfico), si bien con menor crecimiento que el mercado.

Los últimos grandes tropiezos de Ballmer

Pero lo que verdaderamente ha hecho daño a Ballmer ha sido el fracaso en cuatro de sus apuestas estratégicas en los últimos tres años. Por un lado, la operación de compra de Yahoo, por la que ofertó en 2010 la friolera de 40.000 millones de dólares. Por otro, la compra de AQuantitative, que llevó a Microsoft a realizar el mayor saneamiento de su historia con más de 6.000 millones de dólares.

En tercer lugar, el gigante del software apostó su presencia en el mercado ‘smartphone’ a los desarrollos de un tercero. En este caso, Ballmer firmó un acuerdo sin precedentes por el que pagaba 1.000 millones anuales a Nokia por el desarrollo de teléfonos con Windows Phone. Al frente del grupo finlandés, el canadiense Stephen Elop, ex directivo de Microsoft, que no ha terminado de levantar una cuota relevante de mercado con los Nokia Lumia.

El cuarto episodio es mucho más reciente. A finales del pasado mes de julio, Microsoft provisionó 900 millones de dólares por la perdida de valor de su stock de tabletas Surface, después de sólo unos meses antes despidiese a Steve Sinofsky, arquitecto de Windows 8 y uno de los candidatos más carimásticos entre los llamados a suceder a Ballmer al frente del grupo. Tras el anuncio de su retirada en menos de 12 meses, Sinofsky vuelve a las quinielas de una sucesión que estará en manos de un grupo de cuatro personas entre las que se encuentra el cofundador de Microsoft, Bill Gates.

Fuente: El legado de Ballmer al frente de Microsoft: sonoros fracasos y silenciosos aciertos

Autor: 

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>