Arrow

Tecnología vs habilidad personal


0
Carlos Guadián

Diplomado en gestión y administración pública y licenciado en Ciencias Políticas. Editor desde 2003 de K-Government. Coordino oGov, plataforma dedicada al Open Government. Actualmente parte del equipo de Autoritas Consulting.


Escrito el 25 de junio de 2014 a las 9:14 | Clasificado en Tecnología

La llegada de la tecnología ha sido para muchos un elemento que lo prometía todo. Más cercanía con la ciudadanía, más transparencia, más participación, mejor representatividad y un largo etcétera. Pero, a la hora de la verdad, disponer de más o menos tecnología, si los que la tienen que utilizar no están por ello, no acaba de dar los resultados esperados.

tech-vs-aptitud

Son muchos los ejemplos a los que podemos referirnos. Desde aquellos que vigilan no tener un micro abierto a su alrededor, pero de manera despreocupada publican algo en una red social inapropiado, hasta aquellas estrategias basadas en “replicar” consignas sin que los activistas tengan la oportunidad de participar activamente; o las situaciones en las que las redes sociales son una pesadilla, pero a la vez ayudan a tener un altavoz a través del que hacer llegar el mensaje.

Desde hace muchos años los programadores han conseguido que tengamos un internet mucho más accesible. Hacen falta muchos menos conocimientos técnicos para hacer utilizar la mayoría de herramientas que encontramos en la red. Desde la edición de vídeo e imágenes, a los editores de texto y, por supuesto, poder, en menos de cinco minutos, tener una web en marcha sin saber nada de bases de datos, FTP’s para mover archivos o tan siquiera saber nada de php o cualquier otro lenguaje.

La capacidad de crear contenidos se ha multiplicado, todos además de consumir contenidos tienen la posibilidad de ser creadores. La tecnología está ahí, a disposición del que la quiera utilizar. Pero suele pasar que aunque la tecnología facilite mucho poder tener voz en Internet, conversar con otros usuarios o generar comunidades, en raras ocasiones se pasa de querer utilizar las redes como meros altavoces.

En definitiva, de qué sirve tener un Ferrari aparcado en la puerta con las llaves en el bolsillo, si no se tiene carné de conducir. Se ha de apostar no sólo por utilizar lo que utiliza la ciudadanía, pero a la vez se ha de intentar utilizar de la mejor manera posible. Si la idea es seguir utilizando nuevas herramientas a la vieja usanza los resultados que se obtendrán no serán los adecuados.

No es tecnología, ¡es la aptitud y la actitud!

La llegada de la tecnología ha sido para muchos un elemento que lo prometía todo. Más cercanía con la ciudadanía, más transparencia, más participación, mejor representatividad y un largo etcétera. Pero a la hora de la verdad disponer de más o menos tecnología, si los que la tienen que utilizar no están por ello no acaba de dar los resultados esperados.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>