Arrow

Contraprogramación papal


0
Borja Terán

Periodista y realizador. Analizo el pasado, presente y futuro de la televisión en lainformacion.com, 'La Mañana de Cope' y falsodirecto.com, entre otros medios. Fui redactor de TP, Supertele y Teleindiscreta. Me forjé como ayudante de realización en RTVE. He sido dircom de 'Seis puntos sobre Emma' y, actualmente, también desarrollo contenidos para cine, tele e internet.


Escrito el 22 de marzo de 2013 a las 9:35 | Clasificado en Televisión

La elección del nuevo pontífice ha estado pensada para la televisión y TVE se ha beneficiado de la hora en la que apareció la esperada fumata blanca.

La primera aparición del papa Francisco en el balcón del Vaticano.
La primera aparición del papa Francisco en el balcón del Vaticano.

TVE no tenía reality propio hasta que llegó la elección del nuevo Papa. La búsqueda de la fumata blanca se convirtió la semana pasada en la obsesión de los responsables de la cadena pública. Eso sí, en forma de oda constante hacia la Iglesia Católica, no hubo hueco para pensamiento crítico alguno. La televisión pública aconfesional es un mito.

No obstante, la elección papal es un acontecimiento que parece ideado para la televisión. El juego de esperar el humo negro o el humo blanco tiene un magnetismo perfecto para crear la tensión dramática necesaria de cualquier telenovela de sobremesa. De hecho, el Vaticano supo manejar los tiempos siguiendo un guion que parecía milimetrado para que el ansiado ‘habemus papam’ se cantara en el momento idóneo. Y así fue, todos los canales ya estaban listos en riguroso directo.

El Papa Francisco es el pontífice que se ha elegido calculando más el marketing televisivo. Lo han hecho como los mítines de los partidos políticos en plena campaña electoral, midiendo que pueda conectar en directo con el mensaje la máxima audiencia. Y, en nuestro país, tres cadenas se han beneficiado de ello: la tradicional, Televisión Española, y las católicas fuera del armario: Intereconomía y 13TV. En cambio, la programación especial de Antena 3 o la (surrealista) retransmisión de ‘Sálvame’ no corrieron la misma suerte.

El día del nombramiento, La 1 de Televisión Española retiró rápidamente de parrilla el magacín de tarde ‘+Gente’ para ofrecer en su hueco un informativo con la esperada noticia. El programa superó los 2 millones de espectadores (2.025.000), con un genial 13,7% de share.

Nada que ver con las tardes habituales de la primera cadena que no logran pasar la barrera del 5% de share. Así que TVE subió casi diez puntos de golpe, por obra y gracia de la expectación papal, al mismo tiempo que Antena 3 y Telecinco perdían audiencia por la fumata blanca.

Y es que Televisión Española, que vive un nefasto momento de audiencias, ha sido la preferida por el público para seguir los primeros pasos del nuevo representante de Dios en la Tierra. También el día de la misa de inicio del pontificado del Papa Francisco, que congregó a casi 300.000 personas, lo que supuso un buen 8,6% de share para La 2. Por su parte, el Canal 24 horas ofreció esta misma eucaristía. 50.000 espectadores siguieron este especial informativo, presentado por Ángeles Bravo y Pilar García Muñiz, en la frecuencia temática de noticias. ¿Por qué emitir en dos canales del mismo grupo similar contenido?

En total, TVE registró 345.000 espectadores, con una cuota del 10,1% de share, que estaban pendientes de la entronización de Jorge Mario Bergoglio, el Papa que ha llegado aupando audiencias y enseñándonos una peculiar innovación en la forma de rotular de los informativos de TVE: incorporaron unas infografías sobreimpresionadas poco habituales cuando, el 13 de marzo, se escribió en pantalla un ‘habemus papam’ demasiado grande, llamativo y excéntrico en forma de faldón exagerado. No era ‘Aquí hay tomate’, era un especial informativo de Televisión Española.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>