Dedocracia eurovisiva

Eurovisión nunca fue democrático. Pero, en los últimos años, la preselección española eurovisiva sí se convirtió en un acontecimiento social en el que se descubría a nuevos grupos de nuestro país (y un puñado de ‘freaks’). Por ejemplo, los exitosos Auryn salieron de este proceso. De esta forma, la televisión pública era una interesante plataforma que daba a conocer nuevos talentos. Y la gente elegía a su favorito. La audiencia tenía el poder. Aunque, al final, se quedaran con el humor de Chiquilicuatre y sus bailarinas Disco y Gráfica.

Pero la palabra política de moda: austeridad, también llegó a TVE. La cadena, para economizar, dejó en manos de una mastodóntica discográfica toda la selección del representante de España en el festival. Así, Warner adquiere control de decisión sobre Televisión Española.

A cambio de no decidir el candidato, TVE se ahorra el coste de los viajes al eurofestival, ya que la compañía de discos se encarga del gasto a cambio de utilizar este acontecimiento como plataforma de promoción de su representado. Ya no se puede presentar cualquier intérprete al emblemático festival, tampoco prima el interés de la cadena pública para aprovechar este espectáculo televisivo como empujón artístico.  Al contrario, el interés particular se impone para ahorrar costes.

[do action=”ladillo”]Sí se escoge la canción[/do]

La audiencia, por tanto, ha vuelto a no tener ni voz ni voto en la elección del cantante/grupo que nos representa en Eurovisión. El año pasado, la acertada Pastora Soler ya fue elegida a dedo, y en este 2013 ha ocurrido más de lo mismo con El sueño de Morfeo. Eso sí, para cumplir las bases legales del eurofestival, TVE debe por lo menos permitir que el público decida cuál es la canción que sonará en Malmö.

Esta semana, El Sueño de Morfeo han presentado sus cuatro canciones que harán que los eurofans se sientan con un espejismo de capacidad de elección: ‘Contigo hasta el final’, ‘Atrévete’, ‘Dame tu voz’ y ‘Revolución’ son los títulos de los cuatro ‘hits’ de los que saldrá la ganadora en una gala realizada en Barcelona el próximo 26 de febrero.

No obstante, la canción es lo de menos, la discográfica ya está logrando su objetivo: Eurovisión se convierte en campaña publicitaria gratis para una compañía de discos que necesita relanzar la carrera de un grupo que no pasa por su mejor momento de ventas.

[do action=”ladillo”]Acontecimiento social[/do]

La cita con Eurovisión 2013 será el próximo 18 de mayo. Y no, con El Sueño de Morfeo, no ganaremos. En eso consiste. Pero, en cambio, el Festival de Eurovisión sigue siendo un evento muy rentable y vital para la salud de TVE. Porque Eurovisión es un formato redondo a nivel televisivo, pues arrastra audiencias millonarias, es centro de atención informativo, fomenta en la cadena pública una identidad de gran canal europeo y, además, impulsa la debilitada media mensual de La 1.

Y todo esto a un coste muy ajustado, porque participar en el Eurofestival sólo cuesta a TVE alrededor de 200.000 euros. Mientras que series como ‘Águila Roja’ están presupuestadas en más del triple por capítulo. Es más, Televisión Española ya ha renovado otras producciones como ‘Gran Reserva’, ‘Cuéntame’ o ‘Isabel’ que suponen un gasto por episodio superior a una única edición del eurofestival.

Un acontecimiento social del que TVE podría sacar más partido exprimiendo recursos de producción propia y recuperando los procesos de selección abiertos de candidatos. No sólo por aquello de la ‘democracia real’ en los engranajes eurofestivaleros, también porque sería una válvula de oxigeno para que la ciudadanía sintiera más suya una televisión pública que, cada vez, parece estar más desconectada de la gente.

Borja Terán

Periodista y realizador. Analizo el pasado, presente y futuro de la televisión en lainformacion.com, 'La Mañana de Cope' y falsodirecto.com, entre otros medios. Fui redactor de TP, Supertele y Teleindiscreta. Me forjé como ayudante de realización en RTVE. He sido dircom de 'Seis puntos sobre Emma' y, actualmente, también desarrollo contenidos para cine, tele e internet.

3 comentarios sobre “Dedocracia eurovisiva

  • el 08/02/2013 a las 10:16
    Permalink

    Aunque en aquella época nos quejábamos, ahora hecho de menos esas preselecciones en myspace con tanta gente. Cada uno haciendo su campaña en internet, haciendo fiestas en discotecas con varios candidatos,…

    Respuesta
  • el 08/02/2013 a las 21:12
    Permalink

    TVE nunca ha sabido sacar provecho del poderoso potencial que tiene en Eurovisión. Operación Triunfo fue la excusa perfecta para promocionarlo aunque en realidad fue un fenómeno en sí mismo. Las últimas preselecciones han sido fracasos de audiencia merecidos porque, simplemente, no eran buenos programas. En vez de hacer partícipe a la audiencia durante la temporada previa al festival consiguen que todos los años nos quejemos por una u otra razón, una pena.

    Tu artículo, como siempre, interesante y documentado, da gusto.

    Respuesta
  • Pingback:El mito político de Eurovisión | SesiónDeControl.com

Responder a Alejandro Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.