Arrow

El miedo a la entrevista en TVE


1
Borja Terán

Periodista y realizador. Analizo el pasado, presente y futuro de la televisión en lainformacion.com, 'La Mañana de Cope' y falsodirecto.com, entre otros medios. Fui redactor de TP, Supertele y Teleindiscreta. Me forjé como ayudante de realización en RTVE. He sido dircom de 'Seis puntos sobre Emma' y, actualmente, también desarrollo contenidos para cine, tele e internet.


Escrito el 11 de abril de 2014 a las 8:21 | Clasificado en Televisión

¿Por qué los programas de entrevista han desaparecido del prime time de una TVE que sin publicidad no vive de las audiencias?

Julia Otero.
Julia Otero.

Durante décadas, la primera cadena de Televisión Española fue sinónimo de espacios de entrevistas. En La 1 y en horario de máxima audiencia. José María Íñigo, Mercedes Milá, Carmen Maura, Rosa María Sardá, Jesús Quintero,  Terenci Moix, Julia Otero, Javier Gurruchaga… Algunos programas eran intensos, otros surrealistas, pero todos contenían un protagonista principal: la conversación.

El oficio de la curiosidad constructiva era habitual en la emisora principal de TVE. No sólo se relegaba a La 2. Variopintas personalidades como Joan Fontaine, Torrente Ballester, Lauren Bacall, Berlanga, Concha Velasco, Kirk Douglas, Joan Collins, Cyd Charisse ocupaban las noches de La Primera… De Mario Conde a Nuria Espert. Ahora ya no es así.

A pesar de que el canal público ya no contiene publicidad y, por tanto, debería ser más aún una alternativa sólida a las cadenas privadas en contenidos, la corporación pública pierde audiencia al mismo tiempo que intenta ir al rebufo de las privadas.

Lo hace centrando sus noches en docushows, talentshows, gastroshows y cualquier género que termine en show. El entretenimiento no es malo en TVE, pero debe ser más creativo y no un secundón de la oferta de Antena 3 y Telecinco. Tampoco la emisora debe gastar en costosas competiciones deportivas, que tendrían hueco en las cadenas privadas. Sólo se salvan las series, como ‘Cuéntame’. Hasta ‘Informe Semanal’ ha perdido aquel pilar de credibilidad que lo sostenía.

Parece como si existiera miedo a la conversación justo después del Telediario. El último gran espacio que preguntaba y, lo más importante, escuchaba en el prime time fue ‘Entrevista a la carta’ con Julia Otero.

La periodista, que en la actualidad dirige ‘Julia en la Onda’ en las tardes de Onda Cero, es una de las profesionales con más horas al frente de este tipo de formatos en el viejo ente: ‘La Luna’, ‘La Ronda’, ‘Un Paseo por el Tiempo’, ‘Las Cerezas’…

La lista es larga y Otero, con su oficio, lograba dar en la diana de la charla entretenida e interesante. No se quedaba en lo preestablecido: daba un paso más allá a la hora de consumar este tipo de formatos en la pequeña pantalla. Su televisión era cómplice y consciente de su tiempo, de su sociedad, de sus preocupaciones, de sus ironías y de sus lenguajes.

Pero no son buenos tiempos para lírica. Tampoco para la televisión pública que parece querer evitar cualquier intento de aprender de su mejor pasado y no encuentra la salida de emergencia al vaivén de los directivos que sólo son cargos políticos que ni conocen lo suficiente la rica historia de la cadena y aún no comprenden la importancia de que un canal estatal vaya de la mano de la gente. Porque la televisión pública no es del poder de turno, es de los ciudadanos de siempre. De todos.

TVE es una herramienta clave como motor social, cultural, formativo e imaginativo. Su futuro pasa por creer en el talento, impulsar la creatividad y escuchar sin miedo a las respuestas en riguroso directo. Quizá, por eso mismo, ya no hay programas de entrevistas en el prime time de La 1. Por suerte, en La 2 existe un revolucionario oasis, que capitanea Santiago Tabernero, con Alaska y Coronas. Pero no es suficiente.

TVE debe arriesgar y experimentar. También en el género de la entrevista. La palabra es protagonista de los prime time de entretenimiento de las televisiones europeas. Aquí no. Hoy por hoy, la libertad de una conversación sin trinchera en horario de máxima audiencia da vértigo, pues los propios políticos son los que aún no entienden que una tele plural será su mejor aliada.

Los votantes dicen...
  1. […] ¿Por qué los programas de entrevista han desaparecido del prime time de una TVE que sin publicidad no vive de las audiencias?  […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>