Arrow

El mito político de Eurovisión


0
Borja Terán

Periodista y realizador. Analizo el pasado, presente y futuro de la televisión en lainformacion.com, 'La Mañana de Cope' y falsodirecto.com, entre otros medios. Fui redactor de TP, Supertele y Teleindiscreta. Me forjé como ayudante de realización en RTVE. He sido dircom de 'Seis puntos sobre Emma' y, actualmente, también desarrollo contenidos para cine, tele e internet.


Escrito el 17 de mayo de 2013 a las 10:41 | Clasificado en Televisión

Eurovisión no es una partida de Risk. El prejuicio de que los amiguismos políticos entre países decidían al ganador del festival es falso. En los últimos años, ha ganado la música… y el espectáculo televisivo.

Raquel del Rosario en uno de los ensayos de Eurovisión 2013.
Raquel del Rosario en uno de los ensayos de Eurovisión 2013.

Europe’s living a celebration. Las cadenas públicas europeas (y algunas otras de países satélites) están de celebración: mañana es el gran día de su festival de la canción. Porque, que nadie se equivoque, en Eurovisión no participan los países, en Eurovisión juegan los diferentes canales estatales.

Así que, este año, El Sueño de Morfeo representa a TVE en el eurofestival. Lo hace con una de las canciones que menos expectación ha logrado despertar de toda la historia en la que España ha participado en este espectáculo musical y, sobre todo, televisivo.

Mucho se habla de la forma en el que los países vecinos se votan unos a otros. De hecho, es habitual que culpabilicemos de los malos resultados de España a los ‘amiguismos’ entre estados. Parece evitente la influencia de la política territorial para triunfar en el famoso festival, pero este mito es falso.

Los primeros puestos de Noruega en 2009, Alemania en 2010 o Suecia el pasado año con Euphoria demuestra que occidente también puede vencer sin alianzas internacionales. También en las semifinales de esta misma edición han supuesto una pérdida de poder del área de los balcanes: Serbia, Montenegro, Croacia y Eslovenia ya han sido eliminados y no llegan a la gala final.

Tras años en los que parecía que la estrategia política internacional era la clave para llevarse el festival de calle y que las grandes cadenas europeas no tenían nada que hacer, al final, se ha demostrado que en Eurovisión gana el espectáculo que sorprende y no te deja indiferente. Ese es el secreto del éxito. Así ganó hace doce meses Loreen. Era la mejor:

En nuestro país, desde que llevamos a Rosa de España, con aquella mítica actuación que rompió los datos de audiencia en plena catarsis colectiva, no hemos vuelto a despertar una expectación internacional igual.  Aunque, eso sí, siempre hemos llevado artistas con una potencia escénica que parecían asegurarse un buen puesto.

En cambio, este año, TVE ha apostado por El Sueño de Morfeo. Pocos tienen esperanzas en el grupo liderado por Raquel del Rosario. Quizá esa es la idea, que España no tenga que organizar Eurovisión. No están las arcas presupuestarias preparadas. Aunque, curiosamente, el Gobierno sí apoya los Juegos Olímpicos de Madrid en 2020.

El deporte, una vez más, es el hijo mimado y la poderosa televisión queda infravalorada. No obstante, en estos tiempos en los que sacamos pecho hablando de la Marca España, hay que reconocer que Eurovisión es el gran espectáculo televisivo internacional que congrega a casi 200 millones de espectadores y que puede ser una inversión interesante a través de dos vías: el turismo y la promoción.

Eurovisión mueve a miles de eurofans cada año a la sede donde se realiza y, además, supone un escaparate promocional millonario que sería imposible de pagar con una campaña publicitaria tradicional. Ya que la gala, además de demostrar el poderío escénico y la capacidad de montar el espectáculo musical más importante de Europa en cada país, contiene eficazes píldoras, en forma de cortos, que venden las bondades del lugar antes de cada actuación. ¿Estamos desperdiciando una inversión a bajo coste de la Marca España por los prejuicios de la televisión?

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>