Arrow

Cuando la tele no tenía miedo


3
Borja Terán

Periodista y realizador. Analizo el pasado, presente y futuro de la televisión en lainformacion.com, 'La Mañana de Cope' y falsodirecto.com, entre otros medios. Fui redactor de TP, Supertele y Teleindiscreta. Me forjé como ayudante de realización en RTVE. He sido dircom de 'Seis puntos sobre Emma' y, actualmente, también desarrollo contenidos para cine, tele e internet.


Escrito el 30 de noviembre de 2012 a las 8:30 | Clasificado en Televisión

La historia de la televisión nos ha regalado multitud de inolvidables momentos irónicos, críticos, ácidos y políticamente incorrectos que parecen imposibles en la RTVE del siglo XXI.

Martes y Trece, Mama Chicho me pega
Martes y Trece en sus años gloriosos (Foto: TVE)

El día que Pilar Miró se instaló en Prado del Rey como directora general de RTVE sólo pidió a los trabajadores que no tocaran al Ejército, la Casa Real y la Constitución. En el resto de temas, libertad absoluta. Así fue. Los años ochenta fueron una época que la televisión pública no tenía miedo a una cierta libertad que convertía a la cadena estatal en una emisora transgresora, inquieta y creativa. Mucho ha cambiado TVE desde entonces, en algunas cosas a mejor, en otras a peor. Como la propia situación del país.

Pero lo que está claro es que la televisión pública de hoy es más miedosa que la de los años 80, la televisión pública de hoy sufre más la autocensura que en otras épocas. Y esta autocensura puede ser el peor daño colateral del servicio público de una cadena que informa, divulga, fomenta valores y entretiene. En definitiva, es clave para construir una sociedad más fuerte, más independiente, más comprometida y más creativa.

No obstante, salvo valiosas excepciones, el espíritu crítico, la mordacidad y el afán por la fragilidad obsesiva de lo políticamente correcto reinan en la mayor parte de la producción propia de las parrillas de RTVE.

Parodias

Ahora parece imposible descubrir en Televisión Española una sana parodia de las políticas del presidente del Gobierno de turno, como sucedió con Felipe González, reconvertido en enano, en el ácido programa de Javier Gurruchaga ‘Viaje con nosotros’.

[media url=”http://www.youtube.com/watch?v=Z0JrN8c2_Ps” width=”100%” height=”400″]

Tampoco es muy probable que veamos una caricatura de alguno de los directivos del viejo ente. Aunque no siempre sucedió así: el director José María Calviño vivió un programa de fin de año, ‘La tele roja’, en el que se juzgaba su mandato; o la mismísima Pilar Miró vio como su propia cadena de televisión hacía una parodia de las graves acusaciones de malversación de fondos que sufrió y que terminaron con su cargo.

[media url=”http://www.youtube.com/watch?v=7bOHHkaYsK0″ width=”100%” height=”400″]

Otro de los problemas de la sociedad actual y, por ende, de la televisión de nuestro tiempo, es el miedo a saltar la delicada línea de lo políticamente correcto.  Josema Yuste y Millán Salcedo nunca tuvieron miedo a ello. Y decidieron parodiar los programas de tele más morbosos desde la tele. La gente se dejaba llevar por su ácido humor.

Hoy hemos ganado fundamentales valores de conciencia social y respeto aunque, también, estamos perdiendo en buena medida en los medios de comunicación públicos aquel sentido del humor negro autocrítico, tan necesario para evolucionar, romper miedos enquistados y ganar perspectiva sobre muchos de los problemas políticos, sociales o audiovisuales. ¿Martes y Trece se atreverían a realizar una parodia así en la tele actual?

[media url=”http://www.youtube.com/watch?v=HphcSqm2h5g” width=”100%” height=”400″]

Los votantes dicen...
  1. Alejandro dice:

    El problema no radica sólo en la tele, la corrección política nos ha convertido en eufemismos andantes.

  2. carmen dice:

    Creo que en la actualidad no hay autocensura, sino CENSURA, así con mayúsculas. Y lo de la parodia de martesy13 sobre mi marido me pega, a mi no me parece un humor ácido, o negro. Sino una falta de sensibilidad total hacia la violencia de género, que aquí se consideraba normal, incluso motivo de risa. saludos

  3. Borja Terán dice:

    Ese es el problema que tenemos, no sabemos ver las cosas con la ironía en la que se hacían entonces. La parodia de Martes y 13 no es falta de sensibilidad total hacia la violencia de género. Todo lo contrario. La violencia de Martes y 13 es una crítica a una televisión, muy sensacionalista, que sí daba la sensación que consideraba la violencia de género normal y la utilizaba para ganar audiencia. A veces, está bien hacer la crítica con humor, con una parodia. Y no pasa nada.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>