Arrow

Kennedy, producto televisivo


1
Borja Terán

Periodista y realizador. Analizo el pasado, presente y futuro de la televisión en lainformacion.com, 'La Mañana de Cope' y falsodirecto.com, entre otros medios. Fui redactor de TP, Supertele y Teleindiscreta. Me forjé como ayudante de realización en RTVE. He sido dircom de 'Seis puntos sobre Emma' y, actualmente, también desarrollo contenidos para cine, tele e internet.


Escrito el 1 de noviembre de 2013 a las 8:57 | Clasificado en Televisión

JFK reinventó la forma de hacer política gracias a las artimañas de la televisión. Su magnética trayectoria y la intriga que rodea a su muerte ha convertido su carismática figura en un éxito de audiencias cincuenta años después de su asesinato.

Silencio, se rueda mensaje a la nación.
Silencio, se rueda mensaje a la nación.

El 22 de noviembre de 1963 fallecía por los disparos de un francotirador John Fitzgerald Kennedy. El Presidente de los Estados Unidos moría en los brazos de su mujer, Jackie. Lo hacía en un desfile en Dallas, varias cámaras recogían el momento. Paradojas del destino: el primer gran político que supo utilizar los engranajes de la pequeña pantalla perdía la vida bajo los encuadres de varias cámaras de la época. Un producto televisivo hasta el último suspiro.

Y es que este desfile se convirtió en uno de los sucesos mediáticos con más claroscuros de la historia, alimentando el mito hasta la inmortalidad más morbosa. Parecía una película de ciencia ficción. Pero no, era realidad. Ahora se cumplen 50 años. Y el asesinato sigue despertando teorías conspiratorias. De hecho, nunca ha dejado de estar de actualidad. Lógico, pues Kennedy supo exprimir el lenguaje de la televisión para llegar a los electores y derrocar a los contrincantes. Casi cada detalle estaba cuadriculado para mandar el mensaje de la forma más eficaz, a través del lenguaje verbal y, también, del no verbal.

Medio siglo después, su carisma sigue marcando la agenda política de los medios de comunicación. De esta forma, Mediaset España será uno de los grupos televisivos que más pondrá el foco en el aniversario del asesinato y estrenará en Cuatro ‘Matar a Kennedy’, una superproducción de Ridley Scott que sigue las trayectorias de John F. Kennedy (Rob Lowe, ‘El ala oeste de la Casa Blanca’) y Lee Harvey Oswald (Will Rothhaar, ‘CSI: Miami’) como dos polos opuestos a medida que siguen su rumbo hacia su destino final. Mientras Kennedy asciende hasta el puesto más alto del escalafón político, Oswald busca hacerse un nombre al convertirse en un exmarine exiliado en Rusia.

Además, como no podía ser de otra manera, ‘Cuarto Milenio’ realizará un especial con enigmas y las teorías conspiratorias que se sucedieron alrededor del asesinato de JFK. ¿Hubo más de un tirador aquel día de noviembre en Dallas? ¿Estuvo la CIA implicada? ¿Por qué muchos de los testigos implicados en la investigación murieron en extrañas circunstancias? ¿Es cierto que se manipuló la autopsia? Y, sobre todo, la gran pregunta: ¿quién mató realmente a JFK? Menuda intriga.

También el canal Energy emitirá tres reportajes sobre la figura de John F. Kennedy, investigando su faceta más desconocida (’10 cosas que nunca supiste de JFK’), en las imágenes recogidas por las cámaras de televisión durante el asesinato (‘JFK: tres disparos que cambiaron América’) o en los acontecimientos históricos que hicieron de él un icono político (“Siete días que forjaron un presidente”).

Incluso el canal femenino Divinity destacará su lado más frívolo, a tono con esta cadena. Así hablarán sobre su supesto romance con Marilyn Monroe en ‘Las mujeres de JFK’ y en un especial ‘biográfico’ sobre la ambición rubia. Asimismo, ofrecerá la controvertida miniserie ‘Los Kennedy’, protagonizada por Katie Holmes.

El morbo por la figura de JFK no conoce el desgaste: demasiada intriga, nunca sabemos toda la verdad de una vida que parece creada por y para la televisión.  Un rentable producto de éxito catódico cincuenta años después de su muerte.

Los votantes dicen...
  1. JorgeCabal dice:

    El no reinventó la política, la degradó al volverla un espectáculo, creó toda imagen mediática para ocultar el fracaso en Cuba (los intentos de homicidio contra Castro, la crisis de los misiles, el asalto a la bahía de cochinos) y la futura invasión a Vietnam. Durante décadas esta forma de engaño político, utilizando las técnicas del marketing de productos para vender falsas esperanzas al pueblo, fue la que oculto las falencias de la democracia moderna: un sistema de elecciones dirigido casi siempre en favor de una clase oligarca.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>