Arrow

Las tóxicas obsesiones de TVE


1
Borja Terán

Periodista y realizador. Analizo el pasado, presente y futuro de la televisión en lainformacion.com, 'La Mañana de Cope' y falsodirecto.com, entre otros medios. Fui redactor de TP, Supertele y Teleindiscreta. Me forjé como ayudante de realización en RTVE. He sido dircom de 'Seis puntos sobre Emma' y, actualmente, también desarrollo contenidos para cine, tele e internet.


Escrito el 10 de mayo de 2013 a las 10:04 | Clasificado en Televisión

TVE vive un momento decisivo. Su programación debe actualizarse a los nuevos tiempos televisivos y también a los nuevos recursos económicos sin publicidad. ¿De qué ‘adicciones’ se tiene que desintoxicar el viejo ente?

Leopoldo González-Echenique, actual presidente de RTVE, no tiene experiencia en medios.
Leopoldo González-Echenique, actual presidente de RTVE.

Las diferentes gestiones políticas de Televisión Española han propiciado una inestabilidad de la cadena que, junto a su débil financiación, ha llevado al viejo ente a mínimos históricos de audiencia. Al final, la parrilla del canal público sufre los vaivenes de los intereses del poder y se olvida de las necesidades reales para optimizar su estructura, superar contenidos catódicos ya desfasados y minimizar el gasto modificando cuatro obsesivos pilares en los que se sustentan inversiones de la corporación y que no tienen sentido en el panorama televisiva actual.

1. La obsesión por el (caro) deporte

TVE se hipoteca con millonarios derechos deportivos que no cumplen ningún servicio público y que podrían estar en las cadenas competitivas privadas. Sin anunciantes, no tiene sentido invertir grandes cifras económicas en torneos como la Champions, que sí pueden explotar los operadores comerciales obteniendo beneficios.

2. La obsesión por subvencionar el cine comercial

Es necesario que Televisión Española siga apostando por el cine. Pero no tiene sentido que invierta, como se está haciendo, en películas españolas tan deliberadamente comerciales como ‘Promoción fantasma’, ‘Los amantes pasajeros’ o ‘[Rec]3′, que pueden ser perfectamente financiadas por una cadena privada.

La función de TVE debe ser impulsar proyectos que lo tengan más complicado, que interesen al público, pero que también enriquezcan y diferencien nuestra industria cinematográfica. No tiene sentido pagar a fondo perdido en filmes todopoderosos que encontrarían financiación igualmente sin la ayuda de Televisión Española, como las películas de Pedro Almodóvar o sagas de terror.

3. La obsesión por el corazón

Mientras los temas del ‘cuore’ tradicional han desaparecido de las cadenas privadas, en TVE la crónica rosa sigue impasible. De hecho, tras ver cómo fracasaba el programa de tarde +Gente, ahora la cadena apuesta por otro formato de corte similiar. Es decir, más corazón. Pocos han cuestionado su permanencia, pero este tipo de contenidos no tienen mucho sentido en el actual modelo de la corporación pública.

Menos aún por la forma en la que se ejecuta el Corazón en La 1 con informaciones llenas de clichés de género, estereotipos rancios y frases hechas que viven estancadas en el pasado más hortera. TVE sigue pagando a las agencias del corazón las imágenes diarias de los famoso de turno, cuando estos espacios podrían evolucionar hacia una agenda con informaciones curiosas, más dinámica, más cultural y que fomente la curiosidad de la audiencia más allá de los amoríos de folclóricas con toreros. Además, no es lícito que en la cadena pública se realicen entrevistas ‘pelotas’ a condenados como Julian Muñoz, como ha sucedido las pasadas semanas en el magazine de tarde.

4. La obsesión por externalizar

RTVE tiene la mayor red de centros territoriales. En los últimos años se ha logrado fusionar las redacciones de RNE y TVE que existían en cada comunidad autónoma para minimizar gastos. Pero, aún así, estas delegaciones cuentan con equipos técnicos y humanos que sólo son usados para veinte minutos de informativo regional, un avance tras el Telediario y pequeñas píldoras en los TD o el Canal 24 horas. No es suficiente. La fuerza de RTVE en las comunidades autónomas debería servir de red para suministrar más contenidos a todos los programas de la cadena.

En cambio, estos servicios se suelen externalizar a empresas externas y no se exprimen los recursos y experiencia de la legión de profesionales de la casa. En la mayor parte de su historia, la producción propia era el gran esqueleto que sostenía TVE. Así se construía televisión de calidad y más barata. Por ejemplo, Mediaset España, la gran compañía privada, intenta producir todos los espacios que puede dentro de las instalaciones del grupo para minimizar gastos e incluso cuenta con productoras de confianza que son de la propia empresa. Una vez más, se optimizan los recursos, más aún en tiempos de crisis.

Los votantes dicen...
  1. […] Aunque, probablemente, el poco éxito de las tardes de ‘Corazón’ en TVE se debe a los contenidos desfasados que aborda este espacio, pues cae, a diario, en la frivolidad más rancia y en los clichés de género más retrogrados. […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>