Arrow

Miedo al debate televisado


0
Borja Terán

Periodista y realizador. Analizo el pasado, presente y futuro de la televisión en lainformacion.com, 'La Mañana de Cope' y falsodirecto.com, entre otros medios. Fui redactor de TP, Supertele y Teleindiscreta. Me forjé como ayudante de realización en RTVE. He sido dircom de 'Seis puntos sobre Emma' y, actualmente, también desarrollo contenidos para cine, tele e internet.


Escrito el 22 de febrero de 2013 a las 8:09 | Clasificado en Televisión

El Canal 24 Horas de TVE ha doblado su audiencia con el debate sobre el estado de la nación. La política de primera línea interesa en televisión.

Distensión antes de comenzar el debate en La Clave (Foto de TVE, cedida por Alejandro Macías)
Distensión antes de comenzar el debate en La Clave (Foto de TVE, cedida por Alejandro Macías)

Fue el 1 de octubre de 1982 cuando ‘La Clave’ logró reunir en el Estudio 1 de Prado del Rey a todos los representantes de los partidos políticos que se presentaban a las elecciones. Un encuentro inaudito en una sociedad que empezaba a descubrir el debate en democracia. La televisión se convertía en una plataforma eficaz para hacer llegar el mensaje a la gente y, también, para acercar posturas e ideas.

Pero, curiosamente, este debate televisado aún sigue siendo inaudito. Y es que, desde entonces, no se ha logrado repetir con éxito una tertulia de esta magnitud en ninguna cadena de nuestro país.

Alfonso Guerra (PSOE), Manuel Fraga (Alianza Popular), Miquel Roca (CiU), Xabier Arzalluz (PNV), Luis Uruñuela (Partido Socialista Andalucista), Landelino Lavilla (UCD) y Agustín Rodríguez Sahún (CDS) fueron los protagonistas de este especial de ‘La Clave’ que discurría bajo la pregunta de ‘¿Para quién los votos?’. Aunque, al final, la tertulia terminó con un objetivo: derribar a Manuel Fraga Iribarte.

Todos los contertulios se centraron en contradecir los argumentos del primer espada de Alianza Popular. Los grupos de izquierda y centro querían marcar la diferencia de forma drástica con cualquier posible herencia de la dictadura. Y la plataforma televisiva era su mejor cómplice para romper estereotipos en la audiencia.

Mientras, José Luis Balbín asistió silencioso, cual astuto crupier, a un debate que fue revolucionario. Tanto que no se ha vuelto a repetir. Las ideas de una conversación sin guión ya se podían ver en directo y sin cortes en una televisión pública que empezaba a respirar sus años de mayor libertad. Además, los líderes de los partidos políticos aún no tenían miedo a la conversación a siete bandas. Ese pavor se instalaría más tarde.

A nivel estrictamente televisivo, Santiago Carrillo (con cigarro en la mano) se proclamó revelación del programa. La irónica mordacidad del mandamás del Partido Comunista fue un valor añadido para multiplicar el interés de la audiencia por el combate dialéctico.

Casi tres décadas después, Carrillo y Fraga se volvieron a encontrar en TVE. Fue en el programa ’59 Segundos’. Eran ya otros tiempos, pero seguían intactas las mismas diferencias… España no había cambiado tanto.

Ahora el debate sobre el estado de la nación ha doblado la audiencia del Canal 24 horas de TVE, aunque los partidos siguen reticentes a participar juntos en las tertulias de las cadenas. Desde ‘La Clave’ de Balbín, ningún programa ha logrado reunir a todos las cabezas de la clase política nacional.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>