Arrow

Street Art de pueblo


0
Yorokobu

Este artículo ha sido publicado en Yorokobu, revista sobre innovación, inspiración, tendencias, emprendedores, creatividad y las cosas positivas que ocurren en el mundo y nadie cuenta.


Escrito el 3 de septiembre de 2013 a las 18:55 | Clasificado en Tendencias

¿Quién dijo que un pueblo de 500 habitantes no puede ser un punto de visita obligado para los amantes del Street Art? Castrogonzalo, por si alguien se ha despistado, lo es para gran orgullo de sus habitantes.

Uno de los murales de Parsec! en Castrogonzalo, Zamora. (Yorokobu)
Uno de los murales de Parsec! en Castrogonzalo, Zamora. (Yorokobu)

Castrogonzalo es un municipio de 517 habitantes, según el INE de 2009, situado en la comarca de Benavente y Los Valles (Zamora). Parece un pueblo absolutamente normal, con sus dos bares (el de arriba y el de abajo), su iglesia, su plaza y el agradable silencio que proyectan las grandes extensiones de campos amarillos. Sin embargo no es un pueblo normal. Caminar por sus calles es una sorpresa constante y toda una experiencia artística: perfectamente integrados, en sus muros aparecen y desaparecen modernos dibujos y murales que, al igual que sus viejas casas, forman ya parte de la identidad cultural del municipio.

Una mujer abrazando el Homo Faber, de Max Frisch, otra asfixiando a un monigote de Takashi Murakami (que de lo extremadamente edulcorado se derrite), un chulesco Luke Perry en ‘Sensación de Vivir’, unos jóvenes de espaldas cuyo foco de atención es un misterio o un abuelo espantando a dos mitológicas harpías son solo algunas de las imágenes que acompañan a los habitantes de Castrogonzalo en sus desplazamientos diarios por el pueblo. Bajo todas ellas, la misma firma: Parsec!

 

Parsec! (Antonio Feliz) lleva más de una década decorando las calles de su pueblo natal y sus alrededores. A pesar de vivir y trabajar en Madrid, no deja de visitar Castrogonzalo para pintar y pintar. Se confiesa enganchado a la tranquila experiencia de pintar en el campo en un entorno casi bucólico. Y sin tener que preocuparse por salir corriendo en cualquier momento, porque en su pueblo son los propios vecinos los que le piden que pinte sus fachadas (incluso el alcalde).

Como Enrique. Su casa, situada en la Plaza Muelle, es el marco de un mural tridimensional en el que por un lado aparecen unas gallinas despistadas, por el otro, otras un poco mosca y en el último, un zorro dispuesto a iniciar la masacre. Enrique está encantado con su casa cuya decoración tiene evidentes ventajas prácticas. “Ahora cada vez que recibo un envío tan solo tengo que decir que es la casa de los pollos”.

Además de Parsec!, son varios los artistas que han ido dejando su sello en este singular pueblo. En sus muros se encuentran las firmas de Neko, Dier, Porfavor, Lázarototem y Alto entre otros, algo que alegra al vecindario. “¡El pueblo está más bonito así!”, afirma sonriente un abuelo que se pasea bastón en mano. De hecho, en una ocasión en la que Parsec! y dos artistas estaban pintando un mural en las afueras de Castrogonzalo, se vieron interrumpidos ‘in fraganti’ por la visita de la Guardia Civil. “¿Quién de vosotros es Parsec?”, preguntó el guarda con semblante serio. Tragando saliva Antonio dio un paso al frente. Ninguno podía esperar lo que salió a continuación de la boca del representante del orden: “¿Podría hacerte un encargo?”.

La mayoría de las obras nacen y mueren en Castrogonzalo respetando la esencia efímera del arte urbano. En algunos lugares encontramos restos de antiguos murales que van desapareciendo. Como el que adornaba la calle que lleva de la iglesia al cementerio. En este triste camino que de vez en cuando tienen que realizar los habitantes para enterrar a sus seres queridos, el cortejo fúnebre avanza al tiempo que en el muro van apareciendo dibujos que representan las etapas de la vida, desde niños pequeños hasta abuelos, unidos por líneas de colores. Tras la vejez y coincidiendo con el fin de la calle, una frase despide al cortejo: ‘El final es el principio’.

El colectivo Madrid Street Art Project fue el primero en organizar el fin de semana pasado la primera visita guiada para artistas callejeros y amantes del Street Art a Castrogonzalo. La experiencia fue tan gratificante que ya se están planteando celebrar la segunda edición. Mientras tanto, se puede echar un vistazo al trabajo de Antonio Feliz aquí,aquí o aquí o conocerle el próximo jueves 5 de septiembre en la inauguración de la expo ‘Fragmentos de la sensación verdadera / This is Mental’ en el Espacio Isala (Tirso de Molina) a las 20h.

Fuente: Un pueblo de 500 habitantes inundado de arte urbano

Autora: 

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>