Arrow

Miedo y asco en Columbia


1
Víctor Navarro

Periodista. Trabajo en el diario 20minutos y escribo sobre videojuegos en El Píxel Ilustre y Yorokobu. A veces me dejan escribir cosas en Mondo Píxel.


Escrito el 20 de mayo de 2013 a las 10:27 | Clasificado en Videojuegos

Un aficionado al desarrollo de videojuegos firma una aventura gráfica demencial que reescribe el relato de uno de los escándalos políticos más importantes de la historia de los Estados Unidos.

watergate

Hunter S. Thompson escribió sobre el Watergate. Entre otras cosas, dijo en la Rolling Stone en 1973 que no había ni un maldito hueco para un periodista gonzo en esta historia. No he podido leer mucho más, porque el artículo está limitado para suscriptores y se corta cuando empieza a ponerse interesante. Pero está claro que si queremos descubrir cómo habría sido el escándalo del Watergate si lo hubieran destapado Raoul Duke y el Dr. Gonzo en lugar de Bob Woodward y Carl Bernstein, solo nos lo podemos imaginar.

Captura del juego ‘Watergate’

Samuel Kim, un aficionado a esto del desarrollo de videojuegos, ha parido en seis meses una versión jugable, gratuíta y desmadradísima de ‘Todos los hombres del presidente‘, el libro (y luego película) que narra la investigación de los dos reporteros del Washington Post que acabó uno de los mayores escándalos de corrupción de la política de Estados Unidos y forzando la dimisión del presidente Nixon. El resultado: lo que pudo haber sido un ‘Miedo y asco en el Distrito de Columbia’.

La historia arranca con un novato Woodward al que le cae el marrón de cubrir la historia del asalto al edificio Watergate, la sede del Partido Demócrata yanqui. Los primeros compases de la historia siguen el relato original de Woodward y Bernstein, pero desde el momento en que los dos periodistas pisan Miami, se desata la locura.

El propio autor confiesa en una entrevista en Vice que su primera idea era desarrollar una aventura gráfica clásica contando el caso y poniendo el acento sobre el buen periodismo de investigación, pero que a medio camino le pareció que iba a ser un coñazo y empezó a improvisar. Homenajes a Super Mario, a Megaman o a Street Fighter, muertes crudas, sangre a chorros, viajes de drogas sintéticas, espadas legendarias y ETS son algunos de los elementos que ‘adornan’ el Watergate gonzo de Samuel Kim.

Captura del juego ‘Watergate’

De hecho, durante el arranque el juego se toma ‘en serio’ el periodismo de investigación. El primer tramo consiste en hacer llamadas, encontrar direcciones, hacer entrevistas y discutir con el director. Si intentas sentarte delante de la máquina de escribir a dejar fluir la prosa el juego te dice que no puedes porque tu historia no está lo bastante contrastada. Pero tras acumular el cansancio del primer día de trabajo, cuando el jefe te manda a casa a echar un sueñecito, el periodismo pasa a un segundo plano.

En cuanto Garganta Profunda entra en escena y le sopla a Woodward que algo huele a podrido en la Casa Blanca, el reportero del Post decide tomarse la justicia por su mano, irrumpe en el despacho oval y se enfrenta a Richard Nixon en un combate a muerte con las manos desnudas.

Captura del juego ‘Watergate’

Este combate con el ‘final boss’ es una reverencia al clásico ‘Punch-Out!’ de NES, un juego de boxeo que consistía, básicamente, en esquivar los golpes del rival y atacarle justo cuando bajara la guardia. Cuando conseguimos aturdir a Nixon, llega uno de los clímax autorreferenciales del juego: hay que matar al presidente con un ‘fatality’, y para hacerlo tenemos que introducir el Código Konami y el resultado es un ‘hadouken’ que atraviesa el vientre de Nixon y lo quita de en medio para siempre.  Y, después de eso, aparece un rótulo con un guiño a una de las malas traducciones del japonés al inglés más famosas del mundillo del videojuego, la del ‘Pro Wrestling’ de Nintendo: “A winner of the Pulitzer is you!”

El juego dura unos veinte minutos y, aunque tiene mucha brocha gorda, consigue reescribir la historia del escándalo político desde la demencia. Si no logra hacer reír, seguro que consigue desparramar un poco los sesos del que lo juega.  Y, qué demonios, cómo le vamos a decir que no a un combate cuerpo contra un expresidente de los Estados Unidos.

Captura del juego ‘Watergate’
  • Special Thanks: a Chiqui Esteban, que me avisó desde el otro lado del charco de la existencia de este jueguecillo.
Los votantes dicen...
  1. […] Desde EE UU llegan apps para dar de puñetazos a Obama, resolver debates políticos en un combate de boxeo o, algo más trabajado, una especie de ‘Liga Fantástica’ ambientada en las últimas elecciones presidenciales. Y eso por no hablar de las revisiones en plan aventura gráfica del Watergate. […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>