Arrow

Silvio Simulator 2013


4
Víctor Navarro

Periodista. Trabajo en el diario 20minutos y escribo sobre videojuegos en El Píxel Ilustre y Yorokobu. A veces me dejan escribir cosas en Mondo Píxel.


Escrito el 22 de octubre de 2013 a las 9:10 | Clasificado en Videojuegos

‘Final Candidation’ es un pequeño simulador electoral manufacturado por el estudio independiente italiano Santa Regione.

Imagen de 'Final Candidation'.
Imagen de 'Final Candidation'.

Los españoles nos tomamos a nuestros políticos a broma y a los italianos, todavía más. No sé si con razón o no, no tengo claro quién da más risa. Ellos han tenido en el Gobierno a un magnate televisivo, nosotros tenemos a un presidente en forma de tele. Ellos han tenido un primer ministro sátiro y nosotros a un experto en la técnica del avestruz. A ellos les colocaron un jefe de Gobierno desde Bruselas, pero a nosotros nos colocan alcaldes y presidentes autonómicos sin preguntar. Ellos le dieron el voto a Berlusconi hasta tres veces, y nosotros “la segunda ya tal”. Es todo vodevil, pero yo me río más con los italianos, porque no me toca tan de cerca y tienen un acento gracioso.

A pesar de tener tanta comedia en común, la política española y la italiana tienen varias diferencias. La fundamental: mientras que la primera tiende hacia el bipartidismo y se presta poco a grandes pactos de Gobierno (al menos en el ámbito nacional), la segunda suele dibujar parlamentos mucho más atomizados que obligan a los partidos a formar coaliciones. Es una cuestión de costumbres y tradición.

Por este motivo, al jugar a ‘Final Candidation’, un pequeño simulador electoral manufacturado por el estudio independiente italiano Santa Regione, las meadas fuera del tiesto, las alianzas políticas raras, los titular escandalosos y los resultados electorales inesperados, son frecuentes y parecen posibles en el mundo real.

 

No he conseguido convencer al electorado en ninguna partida, lo confieso, pero me he echado unas buenas risas a costa de la democracia. Mi Silvio (sí, cogí a Berlusconi como avatar, me pareció irresistible) articulaba discursos absolutamente aleatorios y demenciales que oscilaban entre el apoyo incondicional al alcohol y al tabaco, la defensa apasionada de las fiestas rave y la priorización injustificada de los intereses de las monjas de clausura. Igual que Berlusconi, pero sin ganar.

He abandonado a mi partido en plena campaña y he formado uno nuevo con el elocuente nombre ‘No Democracia’ para luego aliarme con la Liga Norte en una coalición llamada ‘Lista Socialista’, que no tenía nada que ver con la inteligencia ni con Marx, pero rimaba. Yo quería llamarla ‘Centro de Gravedad Permanente’, pero no había opción. He aparecido en programas de televisión y he insultado gratuitamente a candidatos de la oposición. He defendido una cosa y al día siguiente, la contraria.

No tengo escrúpulos, pero soy un tío gracioso, no puedo remediarlo. Sí, perdía votos, pero siempre he sido la tercera o la cuarta fuerza política más votada. Tal vez el juego no contempla la posibilidad de que tu candidato se quede fuera del Parlamento, pero incluso si se trata de un error, resulta bastante elocuente: las normas del juego permiten que te enquistes en el cargo. Qué quieren que les diga, el Sur de Europa no me lo he inventado yo.

‘Final Candidation’ es un simulador mucho menos completo que otros que hemos mencionado por aquí en artículos anteriores, como ‘The Political Machine’, pero tiene algo que aquel ‘Risk’ de las elecciones estadounidenses no terminaba de reflejar bien: la mofa a costa del votante, la opción de tomar al ciudadano por tonto de forma descarada, y que funcione en las urnas. Ascender en el sistema a fuerza de no tomárselo en serio. Se trata de una forma retorcida de potenciar el carisma que ‘Il Cavaliere’ ha tenido dominada, al menos hasta hace un par de años. Y no nos engañemos, aunque parezca que Berlusconi ya está en las últimas, la táctica sigue funcionando.

Los votantes dicen...
  1. […] España. En Europa hay apps para luchar contra zombies políticos o, sin salir de ese género, un simulador electoral a la italiana bastante chanante. Ahora, para idas de olla, nada mejor que el mercado japonés: una presidenta del futuro […]

  2. […] En Europa hay apps para luchar contra zombies políticos o, sin salir de ese género, un simulador electoral a la italiana bastante chanante. Ahora, para idas de olla, nada mejor que el mercado japonés: una presidenta del futuro […]

  3. […] España. En Europa hay apps para luchar contra zombies políticos o, sin salir de ese género, un simulador electoral a la italiana bastante chanante. Ahora, para idas de olla, nada mejor que el mercado japonés: una presidenta del futuro […]

  4. protube2 dice:

    me a gustado mucho eso lo que has dicho y tienes razon

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>