Arrow

Syriza, la sopa de siglas que revoluciona a la izquierda europea


0
Zoomnews

ZoomNews es un diario digital de información general cuyo principios básico son la independencia y la pluralidad informativa.


Escrito el 26 de enero de 2015 a las 3:29 | Clasificado en Europa, Sin categoría

Alexis Tsipras puede ser el primer jefe del Gobierno giego en democracia que no proviene de las filas del ND o el PASOK

Alexis Tsipras durante un mitin de su partido (Joanna, Flickr)
Alexis Tsipras durante un mitin de su partido (Joanna, Flickr)

Los griegos han celebrado este domingo una de las elecciones más trascendentales desde la restauración de la democracia. La Coalición de la Izquierda Radical (Syriza) ha sido la más votada, tal y como pronosticaban todos los sondeos. Pero ¿quiénes conforman el partido liderado por Alexis Tsipras?; ¿de dónde ha surgido esta formación que tiene asustado a medio continente europeo? Esta es la historia de una densa sopa de siglas llena de divergencias y convergencias políticas.

Grecia ha sido, desde la caída de la Dictadura de los Coroneles, un país esencialmente bipartidista, alternándose en el poder desde 1974 la conservadora Nueva Democracia (ND) y el Movimiento Socialista Panhelénico (PASOK). Pero desde el estallido de la crisis financiera de 2008, que llevó al rescate europeo de la economía griega, Syriza se ha erigido en una fuerza ascendente de forma imparable. Pero volvamos a la pregunta inicial, ¿qué es Syriza?

Para responder a esta pregunta hay que remontarse a finales de los años 80 y a otra formación, la Coalición de los Movimientos de Izquierda y Ecologistas (Synaspismós, SYN). Dicha coalición fue creada por el histórico Partido Comunista de Grecia (KKE) e Izquierda Griega (EAR). Este último partido se fundó en 1987, tras la desintegración del Partido Comunista de Grecia-Interior (KKE Interior), escisión a su vez del KKE por su oposición a la invasión de Checoslovaquia y a la ortodoxia marcada por la URSS.

Años más tarde, sería uno de los partidos que apoyarían la línea eurocomunista iniciada en Italia por Enrico Berlinguer. El KKE Interior tuvo gran actividad en la clandestinidad entre 1967 y 1974 durante la dictadura, pero una vez restaurada la democracia nunca llegó a obtener un apoyo significativo, siendo sobrepasado de largo por el KKE en todas las citas electorales. Por otro lado, a partir del KKE Interior también surgió Izquierda Ecológica Comunista Renovadora (AKOA), de la que hablaremos más adelante.

A Synaspismós también se unió el Partido del Socialismo Democrático (KODISO), una escisión surgida en 1979 de la Unión del Centro Democrático (EDIK), partido surgido de la unión de diversas fuerzas de izquierda liberal y progresista anteriores a la dictadura que, sin embargo, fue perdiendo protagonismo electoral tras las primeras elecciones democráticas, ocupando el PASOK es espacio del centro izquierda socialista al que aspiraba la EDIK.

Synaspismós participó en los breves gobiernos de coalición, primero con los conservadores de Nueva Democracia y posteriormente junto a ND y PASOK, que surgieron tras las elecciones de 1989.

El efecto de la desintegración de la URSS

La desintegración de la URSS en 1991 llevó al KKE a una gran crisis que desembocó en la expulsión del 45% del Comité Central de SYN y de multitud de comités locales, acusados de revisionistas. Los comunistas recuperaron su marca propia de cara a las siguientes elecciones, con lo que la alianza se rompió.

Los expulsados del KKE y demás partidos de la coalición decidieron darle continuidad a ésta y transformarla en un partido político. En las elecciones generales de 1993, las primeras tras la ruptura del Synaspismós original, éste obtuvo sólo un 2,9% de los votos, perdiendo los 19 escaños que había obtenido junto con el KKE; los comunistas, por su parte, ya en solitario, obtuvieron el 4,5% de los votos y 9 escaños. Tras ello, SYN y el KKE se presentarían por separado a todas las elecciones siguientes, siendo siempre mejores los resultados obtenidos por los comunistas.

En las elecciones del 2000, SYN recibió el apoyo de la Izquierda Ecológica Comunista Renovadora (AKOA). Ese mismo año, el KKE Interior sufrió otra pequeña escisión del sector más favorable a la socialdemocracia, que acusaba a la dirección de pretender crear un partido neocomunista.

Syriza llega al Parlamento heleno

De cara a las elecciones de 2004, Synaspismós, junto con AKOA, el Movimiento para la Unidad de Acción de la Izquierda (KEDA), Izquierda Obrera Internacionalista (DEA) -escisión surgida en el 2001 del trotskista y muy minoritario Partido de Socialista de los Trabajadores de Grecia (SEK)- y la plataforma Ciudadanos Activos de Manolis Glezos, convergió en Syriza. Pese a que la Organización Comunista de Grecia (KOE) participó en las negociaciones iniciales, finalmente decidió apoyar la candidatura pero sin participar en ella. Syriza entró en el Parlamento heleno con 6 escaños y un 3,3% de apoyo popular.

No obstante, el acuerdo entre los partidos anteriores no se revalidó para las elecciones europeas de ese mismo año debido a diferencias ideológicas entre ellos y a acusaciones de las formaciones minoritarias hacia Synaspismós de monopolizar la coalición y de estar creando una alternativa de izquierdas demasiado moderada. Sin embargo, en diciembre de 2004, durante el 4º Congreso de Synaspismós -en que fue elegido como presidente de la formación Alekos Alavanos-, se decidió apostar definitivamente y con fuerza por Syriza. En las elecciones locales de 2006, la coalición se convirtió en la tercera fuerza en Atenas, encabezando la lista un joven de 32 años llamado Alexis Tsipras.

Foto: Thierry Ehrmann (Flickr)

Foto: Thierry Ehrmann (Flickr)

En los comicios generales de 2007, Syriza pasó de 6 a 14 escaños. Poco antes, la coalición se había ampliado con la incorporación de la KOE, Intervención Ecológica y el Movimiento Democrático Social (DIKKI), una escisión de los socialistas del PASOK. En febrero de 2008, en su 5º Congreso, Tsipras sustituyó a Alavanos como presidente de Synaspismós. Ese mismo año la pequeña formación trotskista Xekinim también se sumó al proyecto.

Dos años después, la coalición obtuvo el 4,6% de los votos en las siguientes generales, perdiendo un escaño. En junio de 2010 sufrió la primera escisión: el sector más moderado creó Izquierda Democrática (DIMAR), llevándose con ella a 4 de los 13 diputados que Syriza tenía en el Parlamento heleno.

La gran tragedia griega

Tras la victoria del PASOK en esas elecciones de 2009, el gobierno socialista de Yorgos Papandreu reveló que el anterior Ejecutivo, liderado por el conservador Kostas Karamanlis, había falseado las cuentas públicas desde 2004. El déficit griego era de un 12,7% en vez del 3,7% declarado oficialmente. Esto desembocó en la ya conocida crisis financiera griega, con los rescates europeos, las medidas de austeridad y los recortes sociales. En estas circunstancias, ante el creciente descontento entre la población, Papandreu anunció en octubre de 2011 la intención de convocar un referéndum para que los griegos se pronunciaran sobre si aceptaban las condiciones del rescate de la troika (UE, FMI y BCE).

Finalmente, dicho referéndum no se celebró y, pese a superar un voto de confianza en el parlamento en noviembre de 2011, ese mismo mes Papandreu dimitió. Le sustituyó como primer ministro el economista Lucas Papademos al frente de un gobierno de tecnócratas con el apoyo parlamentario del PASOK, ND y la conservadora Concentración Popular Ortodoxa (LAOS), cuyo único fin era ratificar y aplicar las decisiones acordadas con la troika y posteriormente convocar elecciones. Se ofreció a Syriza y al KKE participar en este gobierno de ‘salvación nacional’, pero ambas formaciones lo rechazaron.

Los resultados electorales de Synaspismós desde la separación del KKE, y posteriormente los de Syriza desde su creación, siempre se mantuvieron por debajo de los del KKE. Asimismo, en 2010 el panorama político griego seguía dominado por ND y por el PASOK, alternándose ambos partidos en el poder con cómodas mayorías absolutas. Pero esta situación iba a cambiar radicalmente a partir de 2012. En marzo de ese año se unió a Syriza el Movimiento Unitario, formación creada por un diputado del PSOK.

De las elecciones de mayo de 2012 surgió un panorama totalmente nuevo en la política griega. Ni ND ni PASOK alcanzaron una mayoría parlamentaria suficiente, ni siquiera con el sistema electoral griego, que otorga 50 diputados extras al partido más votado; el primero obtuvo un 18,9% de los votos y 108 diputados, y el segundo un 13,2% y 41 diputados. Una auténtica hecatombe para ambos, especialmente para los socialistas, que perdieron 119 diputados.

Foto: Bluto Blutarski (Flickr)

Foto: Bluto Blutarski (Flickr)

Por otro lado, obtuvieron representación parlamentaria otros cinco partidos: Griegos Independientes (ANEL), una escisión de ND opuesta al memorándum del rescate europeo, con 33 diputados; el neonazi Amanecer Dorado (XA), con 21 diputados; y DIMAR, con 19 escaños. Los otros dos partidos con representación fueron Syriza, que bajo el liderazgo de Tsipras obtuvo el 16,79% de los votos y 52 diputados, convirtiéndose en la 2ª fuerza política del parlamento, y el KKE, que con el 8,48% de los votos y 26 diputados quedó relegado a ser la quinta fuerza política.

El bipartidismo griego había muerto, llevándose al PASOK por delante y dejando muy tocado a ND. La primera consecuencia de ello fue la imposibilidad de formar gobierno por parte del partido más votado, que no alcanzó la mayoría de 151 diputados. La segunda fue el ascenso de Syriza, que como segunda fuerza política arrasó con el KKE, que siempre le había sobrepasado, y con las demás fuerzas políticas de la izquierda griega. Con este panorama, ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo para formar gobierno de coalición por parte de ninguna de las tres fuerzas más votadas (ND, Syriza y PASOK) con las demás fuerzas del parlamento, Grecia se vio abocada a unas nuevas elecciones, las segundas en el mismo año.

Para esta ocasión, Syriza se registró como partido político en vez de como coalición de cara a poder optar a los 50 diputados extra que otorga la legislación electoral griega. De las elecciones de junio de 2012 surgió un panorama aún más polarizado, fortaleciendo tanto a ND, en su posición como partido más votado, como a Syriza, como principal fuerza de la oposición.

Ambos fueron los únicos partidos que aumentaron su representación, con 129 y 71 diputados respectivamente y una diferencia de votos de únicamente el 2,77%. Todas las demás formaciones perdieron peso, confirmándose la debacle del PASOK hasta unos casi insignificantes 33 diputados. Sin embargo, con los nuevos resultados fue posible la formación de un gobierno de coalición de ND, PASOK y DIMAR; Syriza se quedó como el gran partido de la oposición.

Las últimas elecciones hasta la fecha, las europeas de mayo de 2014, han arrojado un vuelco electoral definitivo: Syriza se convirtió en la primera fuerza política (con el 26,58% de los votos). Otro éxito fue la contundente victoria de su candidata Rena Dourou en las elecciones locales al gobierno de la Periferia del Ática, una región con cuatro millones de habitantes, lo que representa el 35% de toda Grecia.

En diciembre de 2014, tras tres rondas de votaciones en las que fue imposible que el candidato a la presidencia de Grecia propuesto por ND y PASOK alcanzara la mayoría parlamentaria necesaria, el primer ministro Antonis Samarás se vio abocado a convocar elecciones anticipadas según establece la Constitución griega, eligiendo la fecha del 25 de enero de 2015. De cara a esta cita electoral todas las encuestas apuntan, con mayor o menor ventaja, a Syriza como claro ganador, que para esta ocasión ha sumado a Acuerdo Social (KOISY), una nueva escisión del PASOK surgida en 2012, Sociedad Primero (HKP) y los Verdes Ecologistas (OP).

Título: Syriza, la densa sopa de siglas que revoluciona a la izquierda europea

Autor: Daniel López

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>