Arrow

Escraches que no molestan


1
Global Voices

Este artículo se publicó originalmente en Global Voices, un portal que busca agrupar, conservar y amplificar la conversación global en línea arrojando luz a los lugares y gente que otros medios de comunicación a menudo ignoran. Trabajamos para desarrollar herramientas, instituciones y relaciones que ayuden a todas las voces, en todas partes, a ser oídas.


Escrito el 25 de abril de 2013 a las 18:54 | Clasificado en Ciudadanía

Representantes del Partido Popular han tildado de “nazismo puro” los escraches que la Plataforma de Afectados por la Hipoteca ha venido realizando la última semana a diputados ‘populares’. En cambio, no hubo tal contundencia en casos pasados de acoso, como los que sufrieron las clínicas donde se practican abortos legales.

Empar Pineda, portavoz de la clínica, muestra las pintadas hechas en la clínica Isadora y una piedra lanzada contra las ventanas. (Las Malas Lenguas)
Empar Pineda, portavoz de la clínica, muestra las pintadas hechas en la clínica Isadora y una piedra lanzada contra las ventanas. (Las Malas Lenguas)

Estas últimas semanas se ha estado debatiendo en el parlamento español la reforma de la ley de hipotecas, en respuesta a la Iniciativa Legislativa Popular presentada por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), que lleva meses defendiendo a los desahuciados.

La PAH ha decidido pasar estos días a la acción realizando escraches ante bancos, sedes del Partido Popular y también ante las viviendas particulares de varios diputados de ese partido, que tiene mayoría absoluta en el Parlamento y por tanto, es el único que puede legislar en un sentido u otro. Según PAH Madrid:

(Se) informará a los Diputados de los partidos que pretenden rebajar sustancialmente el contenido de la ILP sobre la situación de los hipotecados. (…) se irá a informar a los Diputados presencialmente, por ejemplo en actos públicos. Puesto que muchos no conocen de primera mano el sufrimiento de la población, es necesario ir a llevar la realidad de los afectados allá donde estén los Diputados.

Esta campaña no ha gustado a los diputados del PP, que se sienten agredidos y acosados en su vida privada. Mª Dolores de Cospedal, secretaria general del PP, calificaba el pasado día 13 los escraches de “nazismo puro”:

[Cospedal] considera que las polémicas protestas domiciliarias (…) reflejan “un espíritu totalitario y sectario” y un intento de “tratar de violentar el voto” y las reglas de la representatividad democrática. Así, en su opinión, “por muy loable y defendible” que sea la causa de las víctimas de desahucios, “pierde todo el sentido” con estos “acosos”.

El PP ha intentado que la policía establezca un perímetro de 300 metros, y que se identifique e incluso se detenga a los participantes de estos escraches. Jueces y la policía han rechazado intervenir, pues como dijo Joaquim Bosh, de Jueces para la Democracia:

[Las medidas] represivas y policiales no son la solución para resolver el conflicto (…) cualquier protesta que tenga un carácter pacífico no tiene por qué constituir delito. (…) mientras no haya un riesgo concreto, debe prevalecer el derecho de la libertad de expresión de los manifestantes.

Escrache de la PAH en la ciudad de Zaragoza. (El ventano)

No obstante, en los últimos escraches la policía ha hecho acto de presencia, manteniendo a los manifestantes a una distancia prudente de los objetivos, e incluso ha practicado algunas detenciones. Algunos políticos del PP han optado por no “preocuparse”, como el miembro de la junta directiva nacional Sigfrid Soria, que será sancionado por publicar en su cuenta de Twitter mensajes como este:

SigfridSoria: Eso sí, como un perroflauta me acose por la calle, me intimide o agreda, la ostia que se lleva ni se la va a creer

Por su parte, Elena Valenciano, vicesecretaria general del Partido Socialista (PSOE), criticaba la contundencia con que el PP quiere reprimir los escraches a sus diputados, afirmando que muchas clínicas donde se practican abortos legales llevan años sufriéndolos sin que ningún gobierno haya intentado coartar la libertad de expresión de los grupos que los realizan. La diputada subió una foto a su página de Facebook en la que se pueden ver varios manifestantes antiabortistas impidiendo el paso a una de estas clínicas.

Foto publicada por Elena Valenciano, que muestra a manifestantes antiabortistas interceptando la entrada. (Facebook)

En realidad, este tipo de actividades vienen sucediendo desde que se aprobó en España la ley del aborto en 1985. Grupos como Pro-Vida, Derecho a Vivir, Jóvenes por una causa y HazteOir.org organizan manifestaciones los primeros viernes de cada mes y cada 28 de diciembre (día de los Santos Inocentes) ante clínicas donde se practican abortos legales. Aunque estos grupos insisten en que sus protestas son pacíficas, a lo largo de estos años ha habido casos que no lo han sido tanto.

En diciembre de 2007, la Federación de Planificación Familiar Estatal (FPFE) iniciaba una campaña de firmas:

(…) para apoyar a Victoria Virtudes, Vito, trabajadora de la Clínica CB Medical de Madrid  por las agresiones físicas, verbales y las amenazas constantes a las que está siendo sometida por parte de grupos de extrema derecha, así como el acoso al que están siendo sometidas las clínicas autorizadas de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE).

En 2009, Santiago Barambio, presidente de la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción de Embarazos (ACAI), afirmaba:

Todavía no nos han matado, pero un hombre prendió fuego en mi clínica hace 10 años y aún no se le ha juzgado.

La clínica Isadora y la clínica Dátor son probablemente las que más manifestaciones han soportado en estos años. Empar Pineda, feminista y portavoz de ACAI, habla del primer caso en la web pensamientocritico.org:

Empar Pineda muestra las pintadas hechas en la clínica Isadora y una piedra lanzada contra las ventanas

(…) grupos ultras y nazis, que en un plazo de dos meses destrozaron en dos ocasiones los ventanales a pedradas, no repararon en que podía haber alguien dentro barriendo las consultas, por ejemplo.

(…) no es fácil entrar tranquilamente a trabajar después de haber visto las pintadas que embadurnan las paredes del edificio, tales como “Hitler asesinó menos inocentes que vosotros”. “Aquí se asesina, ¡impidámoslo (…) Ni tampoco reponerse con facilidad del impacto emocional que sienten las recepcionistas cuando por teléfono les dicen “¡Sois asesinas de niños!”, o cuando les preguntan “¿Dónde guardáis la trituradora?”.

Luisa Torres, encargada de la comunicación de la clínica Dátor hablaba el 28 de diciembre de 2012 de la manifestación ante la puerta de dicha clínica:

No es tan fácil para las mujeres que, al acudir a sus citas, se encuentran con un grupo de personas dispuestas a inmiscuirse en su vida privada. Al ver este despliegue algunas se dan la vuelta, otras llegan a la esquina y llaman por teléfono o anulan sus citas.

Aunque el portavoz de Derecho a Vivir ha querido marcar distancias con los escraches, es posible que de prosperar la intención del PP de prohibir o al menos regular los escraches, sean las clínicas que practican IVE las que salgan más beneficiadas.

Fuente: Escraches antidesahucios y escraches antiabortistas en España

Autora: Lourdes Sada

Los votantes dicen...
  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Estas últimas semanas se ha estado debatiendo en el parlamento español la reforma de la ley de hipotecas, en respuesta a la Iniciativa Legislativa Popular presentada por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), q……

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>