Arrow

Parlamentos y ciudadanos


3
David Álvarez

Bloguero especializado en análisis de redes sociales. Estudiando continuamente la relación entre el ámbito de la política y el social media. Miembro de la Asociación AERCO (Profesionales del Social Media)


Escrito el 31 de octubre de 2013 a las 9:32 | Clasificado en Ciudadanía

El margen de mejora de los parlamentos a la hora de establecer mecanismos que permitan una mejor comunicación directa con el ciudadano es enorme. Sin embargo, poco hablamos de ese margen de mejora, también existente, de los proyectos ciudadanos del ámbito de la web social relacionados con los parlamentos.

Acción ‘Rodea el Congreso’ el 25 de septiembre del 2012. (Flickr: Fotomovimiento)
Acción ‘Rodea el Congreso’ el 25 de septiembre del 2012. (Flickr: Fotomovimiento)

Durante estos últimos dos años, los mismos que llevamos de duración de la décima legislatura, han surgido diversos proyectos en el entorno de la web social de activismo ciudadano relacionados con el ámbito de la actividad parlamentaria de nuestra democracia, teniendo todos ellos un nexo en común: el seguimiento, la vigilancia, la monitorización de la actividad parlamentaria generada en nuestras Cámaras del ámbito estatal, el Congreso y el Senado.

Hablamos de política y de la relación entre los parlamentos y las iniciativas ciudadanas; en el fondo hablamos de innovación política, y de cómo los parlamentos han de abrirse a la ciudadanía en términos de transparencia. Pero también deberíamos analizar si las iniciativas ciudadanas han de acercarse más a estos parlamentos, aun teniendo en cuenta que éstos no sean nada proactivos a la hora de acercarse a estas iniciativas.

Sin embargo, antes de analizar la relación entre parlamentos e iniciativas ciudadanas, quizás nos sea útil echar un vistazo al entorno digital en el que nos movemos todos los que tratamos de algún u otro modo la política.

Nuestro ecosistema digital político

Ecosistema digital político.

Por una parte, tenemos a los políticos con cargos públicos, que bien sea a título personal o mediante sus equipos de comunicación, están en predisposición de mantener una relación directa con el resto de protagonistas de dicho ecosistema.

Como segundo grupo relevante estarían las propias organizaciones políticas, ya sean partidos políticos, sindicatos o las ONG, las cuales mediante sus equipos de comunicación pueden establecer mecanismos muy diversos para establecer una comunicación directa con el resto del ecosistema digital existente.

El tercer grupo sería el de los medios de comunicación, y aquí diferenciaríamos claramente los propios medios de los periodistas que forman parte de ellos, ya que su modo de interactuar en la web social puede llegar a ser muy diferente.

Como cuarto grupo tendríamos a uno de los protagonistas de este artículo, la ciudadanía, representado por los ciudadanos que a título individual deciden participar de la política mediante el uso de las diferentes plataformas existentes en la web 2.0, y por las diferentes iniciativas de activismo ciudadanos relacionadas con la actividad política y social de nuestro país.

Y por último, el segundo grupo que nos incumbe en este texto, el de las instituciones políticas que engloban a los diferentes parlamentos existentes en nuestro país.

Proyectos ciudadanos vigilantes con los parlamentos

Existen multitud de iniciativas ciudadanas nacidas en el entorno de internet, las que, aunque no basen todos su trabajo en ese contexto, sí que adquieren internet como un elemento imprescindible en su estrategia. Las características comunes que tienen estas iniciativas son las siguientes:

  • Uso intensivo de las redes sociales: no conciben el funcionamiento de sus proyectos sin una presencia intensa en las diferentes plataformas existentes dentro de la web social. Cada una de ellas con un objetivo concreto a la hora de avanzar en dichos proyectos.
  • Inteligencia colectiva: colaboración, participación, co-creación. La gran mayoría de iniciativas ciudadanas parten con recursos económicos muy escasos, por lo que establecen pautas de funcionamiento diferentes hasta las de ahora. Establecen alianzas estratégicas con otras iniciativas con las cuales tienen puntos en común, participan y finalmente generan espacios de co-creación entre ellas, con el fin de poder progresar en sus objetivos.
  • Prácticas de financiación novedosas: crowdfunding. Son iniciativas con escasos recursos, sin embargo, recurren a opciones de financiación que se salen de las prácticas habituales –como la búsqueda de subvenciones públicas– dirigiéndose directamente al ciudadano, solicitándoles microaportaciones a través de diferentes plataformas de crowdfunding.

En resumidas cuentas, estas iniciativas ciudadanas proponen la desintermediación a la hora de desarrollar sus proyectos, y también a la hora de buscar recursos económicos. Por lo que todo este entorno genera dos situaciones clave a la hora de entender su funcionamiento:

  1. Nadie tiene la exclusividad del conocimiento, todos pueden aprender los unos de los otros, adoptando cada uno sus propios criterios.
  2. Todos asumen, desarrollan y mejoran sus experiencias al compartirlas con el resto de iniciativas.
¿Congreso y Senado abiertos?

Repercusión de Congreso y Senado en Twitter.

Si nos adentramos en las instituciones políticas, concretamente en el Congreso y en el Senado, podemos ver qué tipo de presencia tienen en la web social.

Ambas instituciones tienen una presencia mínima y testimonial en la web social, gestionando cada una su perfil en la red social predominante en el ámbito de la política, twitter, pero sin darle una continuidad, y lo más importante, una planificación estratégica de fondo, con el objetivo de mantener una comunicación directa con la ciudadanía y otros componentes del actual ecosistema digital político.

Sin embargo, ¿el que tengan una mínima presencia en la Red significa que se hablen poco de ellas en dicho entorno? La respuesta es no, y como ejemplo un dato perteneciente a la red social twitter. Durante 6 meses, los hashtags (etiquetas en twitter que concentran los mensajes de forma temática) referentes a las dos instituciones, #congreso y #senadoesp, fueron usados un total de 65.520 veces, siendo el 70% de esos tuits emitidos por 142 usuarios, es decir, los más activos en ese entorno.

Analizando esos 142 usuarios, se obtuvo que un 40% de ellos eran usuarios relacionados directamente con ambas instituciones (diputados, senadores, grupos parlamentarios, personal de los grupos parlamentarios y personal de la institución), mientras que el 60% eran usuarios ‘externos’ a las instituciones (ciudadanos, activistas, proyectos ciudadanos, otros políticos, medios de comunicación y periodistas).

¿Estos datos que nos dicen?, que hay un interés palpable por la actividad parlamentaria en las redes sociales, y que precisamente son los ciudadanos los que más están interactuando en este entorno.

Webs parlamentarias insuficientes

Si, como hemos visto, el uso de la web social por parte del Congreso y del Senado es muy bajo, no podemos decir lo mismo del uso de sus webs correspondientes. Son webs donde se aloja diariamente una gran cantidad de contenido referente a la actividad parlamentaria ejercida en cada Cámara.

Sin embargo, que haya un gran contenido de información no significa que dicha información pueda ser útil para los diferentes componentes de ese ecosistema digital político. Encontrar la información necesaria en cada momento, y lo que es más importante, conseguir analizar la trazabilidad de dicha información, se antoja casi imposible en la actualidad en ambas webs, por lo que urge el elaborar propuestas por parte de ambas instituciones con el fin de ordenar y categorizar dicha información.

Una consecuencia directa de esa propuesta sería la de fomentar una mejora en la calidad de la participación e interacción entre las instituciones y la ciudadanía.

Así lo recoge la Declaración sobre la Transparencia Parlamentaria de Openingparliament.org,  mediante la cual se persigue indicar a los diferentes parlamentos internacionales sobre la necesidad de generar un mayor compromiso con la transparencia y participación ciudadana en el trabajo parlamentario.

¿Los ciudadanos hemos de mejorar?

Hemos visto que la capacidad de mejora por parte de las instituciones parlamentarias es muy grande a día de hoy, sin embargo los diferentes proyectos de activismo ciudadano relacionados con la vida parlamentaria también deberían establecer criterios de mejora, y uno de ellos es sin duda alguna la mejora en el entendimiento y conocimiento del contexto parlamentario.

Si entendemos que gran parte de los proyectos ciudadanos están orientados en la monitorización y posterior análisis de la actividad parlamentaria, se hace imprescindible conocer al máximo la realidad cotidiana de la propia actividad parlamentaria. Entender las diversas y complejas claves internas en las que se mueven los procesos legislativos en los parlamentos es fundamental e imprescindible para poder situar en su debido contexto los diferentes análisis que se lleven a cabo en los diferentes proyectos ciudadanos.

Es evidente que gran parte de esta responsabilidad ha de recaer sobre las propias instituciones, las cuales han de ser más proactivas en el proceso de información y divulgación sobre sus actividades, sin embargo, los proyectos ciudadanos quizás deban en este preciso momento hacer una reflexión a fondo sobre qué recursos han de dedicar para la comprensión de ese complejo contexto parlamentario.

Haciendo ese esfuerzo, quizás se den más razones para que las instituciones se vean forzadas a cambiar de forma radical su modo de relacionarse con la ciudadanía a través de este nuevo entorno de la web social.

Los votantes dicen...
  1. Fernando dice:

    Me encantan tus estudios y estadísticas David (ya lo sabes) pero siempre echo en falta tu opinión más personal acerca de todo este asunto de la comunicación política 2.0, que me interesa sobremanera.

    Un abrazo, un placer compartir cabecera contigo.

  2. […] Artículo publicado en Sesión de Control (31/10/2013) […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>