Arrow

Todos contra Wert


1
Cristina Puebla

Periodista, en la actualidad en la web de elEconomista, antes en la Cadena Ser (Hora 25) y en política en Europa Press


Escrito el 11 de noviembre de 2013 a las 4:18 | Clasificado en Ciudadanía

El ministro de Educación ha tenido en la polémica del Erasmus su enésimo encontronazo contra la sociedad… y hasta contra los suyos.

El ministro de educación, José Ignacio Wert. (mecd.gob.es)
El ministro de educación, José Ignacio Wert. (mecd.gob.es)

El ministro Wert se está ganando a pulso ser el político que más rechazo está generando en el conjunto de la ciudadanía. A la polémica LOMCE, la nueva ley de Educación que está en tramite parlamentario, y las no menos polémicas tijeras en las becas, se unía la semana pasada el anuncio de la retirada de los fondos destinados a las becas Erasmus para los jóvenes que ya estaban desplazados en otros países.

Los estudiantes no tardaron en reaccionar, y desde el primer momento se movilizaron para exigir la continuidad del programa que ya estaba asignado, y ahora, después de lo ocurrido, piden la dimisión del ministro. Al rechazo de la comunidad estudiantil se unió el de la mayoría de la plana política, hasta el punto de que el ministro no tuvo otro remedio que rectificar.

José Ignacio Wert ha demostrado en dos años tener la capacidad de poner de acuerdo a todos los sectores sociales y políticos, ya que hasta su propio partido, de forma tibia en alguna ocasión y sin caretas en otras, ha rechazado esta última medida. No sólo el portavoz parlamentario de PP, Alfonso Alonso, puso de manifiesto la injusticia que acarreaba tomar este tipo de decisiones, que como siempre afectan a las familias con menos recursos, sino que llegó a declarar que “hay que buscar soluciones” para que estas becas lleguen al mayor número de jóvenes que las soliciten.

También entraron en juego las Autonomías, que tantos quebraderos de cabeza le están trayendo a Mariano Rajoy, especialmente sangrantes aquellas gobernadas por el PP que en ocasiones se saltan las directrices de Madrid y aplican sus propias leyes. Esto ocurrió en Extremadura y La Rioja. Ambas comunidades llegaron a anunciar que sus gobiernos destinarían nuevas partidas económicas para compensar el recorte del Gobierno, -180 euros- para que sus universitarios no tuvieran que verse obligados a volver a casa.

Ante semejante revuelo social y político, el ministro de Educación claudicó y a los tres días del anunciado recorte dio marcha atrás. Pero ahora se abren otras incertidumbres. ¿Está legitimado el ministro para continuar con su labor al frente de la cartera de Educación? ¿Está perjudicando la imagen del Ejecutivo? La oposición y los estudiantes claman por su dimisión, que unida a las movilizaciones y huelgas que no han cesado desde que asumió el cargo en el ministerio, trae como primera consecuencia una imagen muy deteriorada del ministro.

Pese a todo el propio Wert parece hacer oídos sordos a todas estas quejas, incluso ha dicho que se siente respaldado por el presidente del Gobierno. Lo cierto es que los ministros no han querido entrar en polémicas: el de Interior, Jorge Fernández Díaz, no contestaba a los periodistas y el de Agricultura, Miguel Arias Cañete, le defendía con el manido argumento de “quién no se ha equivocado alguna vez”.

La otra cara de este moneda está en los estudiantes, que en apenas dos días lograron una movilización masiva y recogieron más de 200.000 firmas, que han sido entregadas al secretario general de Universidades, Federico Morón. Aunque en palabras de Laura Zornoza, la encargada de entregar las rúbricas, Morón en ningún momento manifestó el compromiso de mantener las becas el año que viene, algo que hace sospechar que los planes del ministerio para el próximo curso se mueven en estos parámetros.

Dos años polémicos

Desde que Wert tomó posesión de su cartera hay dos aspectos fundamentales que están marcando su andadura en el Gobierno. Uno, el discutido presente y discutible futuro de la LOMCE, contra la cual todas las fuerzas de la oposición acordaron firmar para derogarla cuando cambie el Ejecutivo. El otro es la ‘marea verde’.

Este movimiento social se ha convertido en el principal mantra contra el ministro, que le persigue allá donde va porque se ha prometido no cesar hasta conseguir una Ley de Educación justa para todos. Así, desde que Wert tomo posesión ha sufrido once huelgas, y hay convocada otra para el próximo 20 de noviembre, que será la segunda en este curso 2013-2014.

Las protestas han sido convocadas por todos los sectores educativos y, por primera vez, también por los padres, que mantuvieron el compromiso de dejar a sus hijos en casa para reivindicar una educación pública y de calidad.

La educación, pilar fundamental de una sociedad que aspira a crecer y a formar personas en valores, corre peligro, según considera una importante parte de la sociedad. Y para ellos la situación tiene un culpable principal.

Los votantes dicen...
  1. […] a los inmigrantes irregulares e introduce el copado sanitario y farmacéutico. En educación, la polémica LOMCE, que encarece las matrículas y reduce las becas, por no hablar de las polémicas que se han […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>