Arrow

Laicistas según y dónde


0
Zoomnews

ZoomNews es un diario digital de información general cuyo principios básico son la independencia y la pluralidad informativa.


Escrito el 10 de diciembre de 2013 a las 18:45 | Clasificado en Religión

El PSOE registró el pasado lunes en el Congreso una proposición no de ley que insta al Gobierno a denunciar los acuerdos de 1979 con la Santa Sede. El texto insta al Gobierno a presentar en el plazo de seis meses una Ley de Libertad Religiosa y de Conciencia, la misma que Zapatero decidió no presentar al Congreso a pesar de que se había comprometido a ello.

El ex presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. (Wikipedia)
El ex presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. (Wikipedia)

La mañana siguiente a que el PSOE pidiera la ruptura de los acuerdos con la Santa Sede, José Bono, expresidente del Congreso, socialista influyente y católico declarado, comparecía ante los micrófonos de la Cadena Ser. “Sólo se me ocurre decir que cuando el papa de Roma se llama Francisco y dice que él nunca ha sido de derechas, quizá hubiera habido otro momento más oportuno con el papa Benedicto o con Juan Pablo II para denunciar esos acuerdos que son de 1979″, reflexionó respecto a las recientes decisiones de la cúpula de su partido.

El PSOE registró el pasado lunes en el Congreso una proposición no de ley que insta al Gobierno a denunciar los acuerdos de 1979 con la Santa Sede y a revisar las relaciones del Estado español con la Iglesia católica, que recibe, desde la misma Constitución, un trato privilegiado respecto al resto de confesiones.

Es cierto que han existido momentos más propicios para que el PSOE planteara sus reivindicaciones laicistas, pero no precisamente por el carácter de quien ocupa la silla de Pedro. “Tanto Felipe González como Zapatero en el momento de gobernar eran realistas y sabían que una gran parte de la sociedad española es cristiana, católica y, practicante o no, está influida por una cultura católica muy importante. Había que entenderse con la Iglesia para poder subsistir porque además muchos de sus votantes son católicos”, asegura Pedro Miguel Lametperiodista experto en temas religiosos y escritor, que considera que el arranque laicista de Alfredo Pérez Rubalcaba es un asunto más propagandístico que práctico.

La contundencia que exhibe el PSOE desde la oposición contrasta notablemente con la ‘finezza’, casi vaticana, con la que José Luis Rodríguez Zapatero trató a la Iglesia católica durante su segunda legislatura. El ejemplo más llamativo: la actual proposición no de ley insta al Gobierno a presentar en el plazo de seis meses una Ley de Libertad Religiosa y de Conciencia. Ya existe una redactada que desde 2010 acumula polvo en uno de los cajones de la Moncloa, después de que el Gobierno de Zapatero considerara que no era el momento propicio para abrir un “frente laicista”.

No fue la única concesión del ‘tardozapaterismo’ a la jerarquía católica. Juanjo Picó, portavoz de la asociación Europa Laica considera que “si bien, en la primera legislatura se avanzó en una serie de derechos civiles, en la segunda legislatura de Zapatero, en contra de los compromisos adquiridos, todo se quedó en panoplia, entre otras cosas por el asunto de la financiación de la Iglesia gracias a un acuerdo que ni siquiera pasó por el Parlamento”.

En septiembre de 2006, tras los graves desencuentros provocados por la aprobación de las leyes de matrimonio homosexual, divorcio express y educación, se produjo el acuerdo que relajaría, al menos hasta la llegada de la ley del aborto, las tensiones entre el episcopado y el Gobierno.

El portavoz de los obispos Juan Antonio Martínez Camino presentó entonces con satisfacción el nuevo modelo de financiación de la Iglesia, por el cual el porcentaje del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) que cada contribuyente puede asignar voluntariamente a esta institución pasaba del 0,52% al 0,7% y se suprimía la dotación directa del Estado. Entonces, Martínez Camino se mostró satisfecho por un acuerdo “suficiente” que permitiría que desde entonces la Iglesia recaudase más en cada campaña.

Mejor contra el Vaticano que contra las cofradías

“Fíjate el poder que tiene en Andalucía el PSOE y no ha tocado el tema de las cofradías. Es más, muchos socialistas y comunistas son cofrades y van debajo de los pasos”, asegura Lamet, quien recuerda que “en temas de religiosidad popular [el partido socialista] no se implica, va a por estos temas más ideológicos”.

La política municipal es la prueba de fuego de la elasticidad de las convicciones laicistas del PSOE. “No hace falta romper acuerdos con la Iglesia, ni una ley de Libertad Religiosa para avanzar en determinadas políticas. La cesión de terrenos es una cuestión municipal, o los símbolos religiosos en el espacio público, o la presencia de cargos públicos en actos religiosos”, aclara el portavoz de Europa Laica, que pone como ejemplo al regidor socialista de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, “que, entre otras cosas, mantiene el crucifijo presidiendo los plenos o sale en procesión con la Virgen del Pilar”.

La postura habitual de los dirigentes autonómicos y municipales socialistas respecto a la política religiosa se resume bien con la frase de Baltasar Gracián, que el alcalde socialista de Toledo Emiliano García-Page le citó a la entonces ministra de Defensa Carme Chacón, cuando esta decidió que la popular procesión del Corpus Christi se celebrase sin honores ni banderas militares: “muy imprudente no acometer los problemas, pero lo es mucho más salir a buscarlos”.

Fuente: El PSOE es un partido laicista… cuando está en la oposición

Autor: Rafael Latorre

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>