Arrow

Revolución demográfica


0
F. Navarro Sordo

Surgido de la escuela de cafebabel.com, de donde fui jefe de las secciones Internacional, Política europea, Economía y EUdebate2009.eu, soy un periodista bilingüe especializado en asuntos europeos. He colaborado también con medios como Slate.fr, MyEurop.info o France24TV. Soy cofundador del blog Europa451. En la actualidad trabajo como relaciones públicas en Bruselas.


Escrito el 9 de abril de 2013 a las 10:45 | Clasificado en Europa, Sociedad

Desde hace 20 años, Europa vive una transformación silenciosa. Es la revolución demográfica, que de manera inorgánica y paulatina arroja una imagen de nuestras sociedades muy distinta de aquella de principios de los noventa.

Leones desafiando a las estadísticas demográficas. (Flickr: Arno Meintjes Wildlife)
Leones desafiando a las estadísticas demográficas. (Flickr: Arno Meintjes Wildlife)

Venimos padeciendo el lloriqueo constante de una parte de la sociedad que alerta de que cada vez hay menos personas en edad de trabajar por cada mayor de 65 años cuya jubilación hay que financiar. Sin ser el cálculo incierto, la alarma social que se pretende generar no está justificada.

Según el último estudio publicado el 26 de marzo por la oficina estadística europea Eurostat, la tasa de dependencia de las generaciones de menos de 15 años y de más de 65 se mantiene estable. Ahora bien, la estructura de esa dependencia sí se ha modificado. Si por un lado la población en edad de trabajar tiene que financiar cada vez más jubilaciones de mayores de 65 años, también es cierto que debe hacerse cargo cada vez de menos menores de 15 años. Y así es como el sistema ha mantenido el equilibrio de momento.

Vayamos a las cifras: entre 1992 y 2012, el ratio de dependencia de los mayores de 65 años creció desde 21,1% hasta el 26,8%. Esto significa que, hoy, la cifra de mayores de 65 años es igual al 26,8% de la cifra de europeos entre 15 y 64 años. O lo que es lo mismo, que por cada jubilado hay algo menos de 4 personas en edad de trabajar, mientras que en 1992 había casi 5 personas.

En paralelo, el ratio de dependencia de los menores de 15 años ha bajado desde el 28,5% en 1992 hasta el 23,4% en 2012, compensándose así el aumento del ratio de dependencia de los mayores de 65 años. El único país europeo en el que ha aumentado el ratio de dependencia de la generación joven es Dinamarca. Al mismo tiempo, el único Estado en el que ha disminuido el ratio de dependencia de los mayores de 65 años es Irlanda.

El resultado es que en 20 años la tasa total de dependencia con respecto de las generaciones en edad de trabajar sólo ha subido siete décimas, desde el 49,5% al 50,2%. Francia y Suecia encabezan la clasificación con un ratio comprensivo del 56% y 55% respectivamente, mientras Eslovaquia se posiciona en el lado opuesto, con un ratio de sólo 39%.

Matrimonio en desuso

Durante este último periodo, la UE ha visto decrecer la pasión por el matrimonio. El número de casamientos se redujo de los 6,3 por cada mil habitantes, hasta los 5,2. Entretanto, los divorcios han pasado de los 1,6 por mil habitantes a 1,9. ¿Qué países han experimentado más este desapego del matrimonio? Bulgaria, Eslovenia, Luxemburgo, España, Italia y Portugal.

Esta tendencia provoca otra más: que cada vez se contabilicen más nacimientos fuera de la institución del matrimonio. Si en 1990 el 17% de los nacidos eran fuera del matrimonio, en el año 2000 la tasa ascendió hasta el 27% y en 2011 al 40%. Es síntoma de toda una revolución de costumbres sociales que se ha producido en el cortísimo plazo de una sola generación. Además, según las oficinas estadísticas de la UE, esta tendencia se ha verificado en todos los países, con independencia de su tradición católica, ortodoxa, protestante o agnóstica.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>