La mano y la soga

A finales de noviembre un viandante se acerca a una entidad bancaria en Barcelona a sacar dinero de un cajero. En la fachada se encuentra con un puño cerrado que agarra una soga pegado a la pared. Son imágenes duras cargadas de simbolismo en estos tiempos convulsos.