“I have a dream”, en español

A las palabras se las lleva el viento, pero cuando estas transmiten un poderoso mensaje que además está construído con maestría, resisten los embates del más potente huracán. El discurso que Martin Luther King pronunció el 28 de agosto de 1963 al acabar la Marcha sobre Washington por el Trabajo y la Libertad es uno de esos mensajes capaz de traspasar las barreras del tiempo: acaba de cumplir 50 años y aún emociona.