Agárrame esa Diputación

El Partido Popular podría perder la Generalitat Valenciana en 2015, pero se aferraría a las diputaciones. La división en partidos judiciales blinda el bipartidismo. La pérdida de poder podría abrir un debate de líderes.