Hay un intérprete en la esquina

Desde Franco hasta nuestros días, los sucesivos habitantes de la Moncloa, salvo contadas excepciones, no pueden presumir mucho de saber idiomas, lo que les ha llevado a protagonizar situaciones embarazosas con sus homólogos.