Pues yo sí soy (y seré) Charlie

Nadie está obligado a leer o comprar ese tipo de revistas satíricas. Revistas que pueden ser de mejor o peor gusto, allá lo que opine cada cual, pero escribir “yo no soy Charlie” cuando los kalashnikov aplastan con muerte y sangre los lapiceros me parece tremendo. Da hasta miedo.