Un Batman para Marsella

Marsella es la capital cultural europea 2013, pero en Francia no se habla de ello, sino de la inseguridad y el crimen. El pasado 20 de agosto, el primer ministro francés Jean-Marc Ayrault, acompañado por cinco de sus ministros, entre ellos Manuel Valls (Interior), llegaron a Marsella, donde anunciaron el envío de más policías a las calles después del asesinato de un joven en el centro de la ciudad y de que uno de los asesinos hiriera al enfermero de un hospital.