Michelle Obama y los Goya

Las comparaciones siempre son odiosas, pero quienes acusan a los Premios Goya españoles de politización van a tener muy difícil seguir añadiendo la coletilla “no como los Oscar”. ¿Cabe mayor politización que la mujer del presidente del país entregue por sorpresa el premio a la mejor película? Como en España, la derecha está que arde.

Fabricando a la primera dama

Los abismos fiscales y los techos de deuda siempre se sobrellevan mejor si a tu lado tienes a alguien bello que lo adorne y, si no, pues se hace: para eso existen verdaderos gurús de la imagen en EEUU. Así ha cambiado la ¿guapa? Michelle Obama en la Casa Blanca.