Hologramas, ¿el siguiente paso?

en ocasiones, parece que la tecnología juega en contra de los intereses democráticos, en lugar de proporcionar vías de acercamiento entre la política y la ciudadanía, fortalece las barreras ya existentes. Pero no es la tecnología la culpable, sino quienes hacen su uso.