Fabra no es Fabra

Alberto Fabra fue nombrado presidente de la Generalitat tras la dimisión de Camps, hace dos años. A pesar de su apellido, no guarda parentesco con Carlos Fabra. Demostrarlo fue su objetivo para ganar la alcaldía de Castellón en 2007.