Goles para un Brasil mejor

La llama de Sócrates da Souza se apagó a finales de 2011 pero, tal y como hemos podido comprobar en los últimos meses, su legado sigue vivo. Allí donde el fútbol es mucho más que un sentimiento hubo un revolucionario que, con el balón en los pies, despertó a todo Brasil de su letargo para demostrar que otro mundo era posible.