Hacker bueno, hacker malo

Edward Snowden, Julian Assange, el ‘hacker’ de Steubenville, Kim Doctom, Aaron Swartz… Historias muy distintas con algo en común: a todos ellos se les han echado encima las autoridades estadounidenses por supuestos delitos informáticos. ¿Héroes o villanos?